Último día en Colombia

No he dormido mucho pero ha sido una noche estupenda. Miles de emociones han recorrido mi cuerpo mientras dejaba volar mi imaginación hasta que bien avanzada la mañana de mi último día en Colombia he salido a pasear.

El día de hoy ha transcurrido en Popayán con todo el relax y tranquilidad que creía merecer. Para empezar, una comida mediterranea para concluir mi estancia en Colombia y un paseo hasta el Morro del Tulcán para contemplar desde lo alto la ciudad. Las vistas son fantásticas y el clima es ideal. El viento me  acaricia como si tuviera nostalgia de mi marcha y el cielo lloraba, o quizás era yo quien se sentía así. Es inevitable ponerme melancólico al no saber cuando estaré de vuelta pero lo que es seguro es que me llevo un buen recuerdo y muchos momentos vividos.

A la noche me he sentido pleno de energía y una felicidad me ha invadido  casi sin darme cuenta. El sólo pensamiento de continuar mi viaje en solitario y de probarme hace que me sienta vivo. Ahora sé que lo que me depara el camino es conocimiento y bienestar y me siento ansioso y fuerte para vivirlo.

Buenas noches, Colombia! Hasta siempre.

Anuncios

5 Responses to Último día en Colombia

  1. Hermes dice:

    CDM!!!!
    Esa energia y esa felicidad iran en aumento, ahora ha empezado tu verdadero viaje corazon(en realidad hace tiempo que empezo…), es un viaje que no acabara nunca y es de no retorno, cada vez seras mas consciente de ti y de todo lo que te rodea, de todo lo invisible hasta ahora.
    Ves, mi ni\o? Ten fe y la vida te lo pondra delante, solo pidelo.Abre tu corazon, xq puedes llegar a ver y aprender cosas que ni imaginas de quien menos te lo esperes, y la actitud que muestras es idonea para ello, xq estas abierto al mundo y a la vida!!!
    Veo tambien que al ser mas consciente, estas sintiendo mucho amor por todo, y eso te hara aun mas grande de lo que ya eres.
    No sabes lo feliz que soy al sentirte asi.
    Te felicito de corazon!!!
    MUACS

  2. ROMY dice:

    TODO lo que te propongas lo conseguiras porque luchas por vivir con todo tu cuerpo y sentidos .SUERTE Y DISFRUTA este es tu tren y tu te as subido en el a tiempo de llegar donde tu quieras.muchos besos te queremos mucho

  3. Yo no te voy a hablar de tu viaje iniciático, que apenas comienza o que ya empezó… ya bastante te han dicho otros, todos sin duda con mucha razón.
    Yo simplemente quiero decirte que la tristeza que sentí cuando me despedí de ustedes no la sentía hace mucho, mucho tiempo… Los cinco días que estuvieron tú y Maru en mi casa hoy me parecen un suspiro… qué poco tiempo para estar juntos! cuántos momentos inolvidables quedaron por vivir! cuántas canciones por escuchar! cuántos abrazos quedaron por ser dados! Sólo puedo decirte que por unos días, la vida volvió a tener algo de sentido, y cuando partieron rumbo al sur, de nuevo tuve que volverme a enfrentar con la sinrazón de esta mediocre existencia. Por eso ni siquiera había entrado a este blog, y me resistía a escribirte. El simple hecho de escribirte es ya demasiado doloroso.
    Seamos realistas (para mí es inevitable serlo): las posibilidades de que yo vuelva a ver en el corto o mediano plazo a los mejores amigos que he tenido, a los amigos de los que empecé a despedirme hace ya once años, son francamente pocas. ¿Cuánto tiempo voy a tardar yo en tener el dinero suficiente para poder volver de vacaciones a BCN? Ni idea, pero en todo caso, mucho, muuuuuuucho tiempo. ¿Cuáles eran (y siguen siendo) las probabilidades de que alguno de mis amigos quisiera venir a visitarme en este paraíso con fama de infierno tercermundista? Igualmente pocas, ¿no? Por eso, ¿entiendes ahora lo importante que era para mí que hubieses decidido pasar por mi casa en tu viaje cheguevaresco? Mi única esperanza, mi único deseo, mi más importante misión era hacerte sentir tan bien en esta tierra que quisieras, al menos algún día, volver… ¿entiendes ahora por qué dije la última noche que me había sentido mal anfitrión? Era una misión demasiado difícil, ahora me doy cuenta.
    La vida es despedirse para volverse a reencontrar… sí… pero, y mientras tanto, ¿qué me queda? Sólo las mismas preguntas inútiles y sin respuesta.
    El video (que espero puedas ver en algún momento entre el Ecuador y la Patagonia) es probablemente uno de esos momentos que siento que nos faltó por vivir juntos durante tu estadía en Cali. Uno de esos referentes de vida que quería compartir contigo, con mi amigo del alma que vino a visitarme. Es el final de una película mexicana que se llama Efectos Secundarios. La vi en plena crisis de los treinta… sobra cualquier comentario.

  4. Maria Juliana dice:

    Todo el cariño y la buena energía de la gente que te queremos te acompañará a lo largo del camino que recorrerás.

    Sigue abierto a todas las cosas lindas que te ofrecerá cada país y deleitanos con tus relatos.

    Nos vemos en la ruta del blog! Abrazos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: