De los Andes a la selva amazónica

Creo que nunca me llegaré a acostumbrar a que se pueden coger los autobuses parándolos por el camino. Ni siquiera que siempre hay alguien gritando por la calle cualquier destino evitando así el tenerse que desplazar hasta la terminal.

El plan de hoy ha sido desplazarse a la ciudad de donde parte mañana el tour por la selva amazónica del Ecuador, la Reserva de Producción Faunística de Cuyabeno. He cogido un autobús a Quito (1,50$) hasta la terminal sur. Allí mismo he cogido otro hasta Lago Agrio (7$, 8h) con transporte Putumayo.

Aproximándome al oriente durante el largo recorrido, he podido reflexionar sobre la dichosa malaria. Según me aconsejaron en asesoramiento al viajero, se necesita tomar una cápsula de doxiciclina 100mg un día antes de llegar a la zona de riesgo, durante la estancia y trenta días después. Al leer el prospecto, me digo: ‘con esto no pillo ni un resfriado’. Pero claro, No sería un problema si no fuera porque existen los posibles efectos adversos como: alteraciones en la sangre, en el sistema nervioso, en el tubo digestivo, en el hígado, en la piel, en los músculos y en los huesos, en la orina, coloración permanente de los dientes, alergias y manchas en la piel, hipotensión, pericarditis edema angloneurótico, enfermedad del suero y hasta shock anafiláctico. O sea, todo. Porque no me creo que pueda existir mcuash adversidades más en nuestro cuerpo. Por si fuera poco, anota que si se observa otra reacción no descrita, se haga saber.

A mí me dicen esto y me acoj… me incomodo. Y yo me pregunto ¿no hay otra forma de llevar esto? Claro, imagino que no tomarla y esperar a ver si contraigo la malaria y, si es así, tomar la medicación a parte de hacer un seguimiento en un hospital, análisis y todo lo que conlleva. Gracias, no tengo tanto tiempo. En fin, mucha gente sabe que no me gusta tomar ningún tipo de medicamento pero creo que no tengo muchas opciones.

Mientras hacía este tipo de reflexiones, he estado admirando el paisaje y el contraste de pasar de los Andes al oriente, cerca de la selva amazónica, donde además se empieza a notar el calor bochornoso. Antes de llegar, existe un pertinente control de la policía que nos hacía bajar a todo el mundo del autobús.

Me he hospedado en una maloliente habitación de un hostal de mala muerte llamado ‘Casablanca’ (8$).  La intención es pasar la noche ya que mañana nos vienen a recoger para adentrarnos en la reserva. Lago Agrio no es precisamente una ciudad turística ni segura. Es una ciudad en la que predomina en negocio del petroleo y es alojamiento de fugitivos guerrilleros de Colombia por la proximidad con el país vecino. Creo que no voy a caminar de noche por estos derroteros.

Anuncios

2 Responses to De los Andes a la selva amazónica

  1. Maru dice:

    Has hecho bien en protegerte contra la Malaria, (por si las moscas, o más bien las mosquitas). En Colombia para prevenirlo se aconseja tomar vitamina B1 (Tiamina), dicen que uno produce un olor que las espanta, pero no se puede tomar prolongadamente porque también puede dañar el hígado….

  2. restlessview dice:

    De esas cosas que, cuando las vives, piensas “no mola nada”, pero cuando las cuentas, “esta to wapo”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: