El señor de Sipán

Realmente estaba cansado. Me he despertado tarde y con la poca esperanza de ver las típicas ruinas que se pueden visitar alrededor de Chiclayo. Pero al llegar a la plaza de Armas una agencia de tours, Colonial tours, se me ha acercado para venderme un paquete con guía y transporte. Teniendo en cuenta que no era caro, 20 soles, y que no iba a poder ver todo aquello que me ofrecían por mi mismo en tan poco tiempo, he aceptado. Lo más dificil es buscar buses y eso era algo que ya tenía solucionado así que sólo me tenía que preocupar por los próximos destinos: el Museo de Brüning, el yacimiento Túcume y el Museo Tumbas reales de Sipán.

El museo Brüning (8 soles) que se encuentra cerca de Chiclayo, Lambayeque, es una muestra de las numerosas piezas de cerámica y metal que se desenterraron y recuperaron de las culturas chimú, lambayeque, moche, chavín y vicus.

El yacimiento de Túcume (8 soles) es un conjunto de pirámides truncadas de las diferentes culturas hechas de barro y, por lo tanto, erosionadas hasta el deterioro. A simple vista parecen montañas pero en realidad son tumbas de los más altos mandatarios de la cultura sicán y, encima de ellas, la cultura chimú. La vista es impresionante desde el cerro del Purgatorio y más si se pone un poco de imaginación aunque todavía están realizando excavaciones. A la entrada hay muchos algarrobos. El fruto de este árbol la algarroba de donde se saca una melaza, la algarrobina que he probado en forma de caramelo.

Después de almorzar y probar la bebida típica de Perú, la chicha morada (zumo de maiz morado) y la chicha (maiz fermentado), hemos ido al Museo Tumbas Reales de Sipán (10 soles) que es la joya de la corona y la única pena es no poder hacer fotografías en el interior. Gracias a los huaqueros, saqueadores de huacas (lugares sagrados), se supo que habían yacimientos que albergaban cerámicas de los mochica. Muchas de ellas tenían representadas deidades como el Señor de Sipán que era considerado un ser mitológico. Nada más lejos de la realidad cuando, por fin, oficialmente empezaron las excavaciones por arqueólogos y encontraron la tumba del Señor de Sipán junto con todas sus vestimentas de oro, cobre y piedras preciosas. Fue enterrado con su séquito más cercano: mujer, guardián, vigía, ejército y sacerdote que morían junto al Señor de Sipán voluntariamente por ser para ellos un gran honor. En el museo se encuentran también una réplica del hayazgo y numerosas piezas originales encontradas en la tumba, muchas de ellas representadas con deidades como el el Ai Apaec, Dios creador.

De vuelta a Chiclayo, me he despedido de mi grupo y del guía, Franc, y he ido a conocer por la noche algo de Chiclayo para descrubrir, de alguna forma, porqué le llaman la Ciudad de la Amistad. He paseado por una de las calles más transitada por vehículos y peatones, calle Balta. No he hecho gran cosa más que comer una hamburguesa y meditar si visitar mañana el yacimiento de Kuelap a 15 horas de Chiclayo. La verdad es que es una matada hacer 15 horas de ida más tantas de vuelta para ira visitar unas ruinas que, por lo visto, son espectaculares. La ruta sería Chachapoyas-Kuelap-Leimebamba-Cajamarca-Trujillo pero, teniendo en cuenta que hay muy pocos autobuses a la semana  y que me puedo quedar atrapado allí, lo dejaré para otra ocasión en otro viaje y me dirijiré directamente a Trujillo, a dos horas de Chiclayo. Tengo otras prioridades que seguro disfrutaré más y, como me han dicho en más de una ocasión, es mejor ver y disfrutar de poco que sólo ver mucho.

Anuncios

3 Responses to El señor de Sipán

  1. Maru dice:

    Ojalá Chiclayo haga honor a su sobrenombre y consigas pasar una noche inolvidable bien acompañado.

  2. Mamá dice:

    Holaaaaaaaaaaaaaaaaaa
    Ya en Perú, disfrútalo, me alegro de que el viaje haya ido bien aunque no pensaba que era tan largo, ufffffffff que cansancio, bueno tu puedes con todo, pero no fuerces la máquina, recuerda cuidate.
    Besossssssssssssssssssss

  3. Montse dice:

    Menos mal que has tenido suerte de encontrarte con esa agencia, y tienes razón, mejor ver menos pero disfrutarlo que no ver mucho y no poder apreciarlo en su totalidad. Además tantísimas horas de viaje… cómo tú bien dices es una matada! y luego para que encima te quedes por ahí tirado! Sigue disfrutando guapetón! Un besote!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: