El día que comí Cuy

Me he despedido de Bernardo que marcha a Argentina y de Miguel y Gabi que marchan a Puno. Nos veremos allí pero yo me he quedado un día más. Quería ir a Moray como última visita al Valle Sagrado.

La excursión ha sido algo larga pero me he estado acompañado de Leen. Un autobús dirección a Urubamba nos ha dejado en el cercano pueblo a Moray, Maras (3 soles). Desde allá hemos caminado durante 7 km hasta el atractivo turístivo. Moray son diferentes excavaciones en forma de anfiteatro utilizados por los incas como laboratorio de cultivo para conocer las propiedades óptimas de las plantaciones. Cada excavación tiene varios niveles en forma escalonada y en cada uno, en teroría, un microclima diferente.

Cansados, hemos vuelto a Cusco para despedirnos con una cena con una comida tradicional de Perú, el cuy. Como he dicho alguna vez, el cuy es el conocido conejillo de indias o cobaya. En esta ocasión, he comido cuy chactado que se hace a la plancha y rebozado con harina. Es un rico plato que no dista mucho de la mezcla de sabores del pollo y la codorniz.

Con una cerveza me he despedido de Leen ya que tomamos diferentes caminos. Sé que me llevo una bonita amistad aunque a veces no nos entendamos demasiado hablando medio ingles medio castellano.

He ido a la terminal y he cogido un autobús con la compañía San Luís dirección Puno por 15 soles que salía a las 22:00. Es un buen autobús económico con asiento cama, ideal para pasar la noche hasta llegar a Puno de madrugada. Me han amenizado la entrada al autobús con un mate de coca y es que paso de los 3300 msnm a los 3800. Descansaré las escasas 7 horas que ha tardará en llegar a Puno.

Anuncios

2 Responses to El día que comí Cuy

  1. Maru dice:

    Te va a tocar traer mate de coca porque lo vas a hechar de menos. En cuanto a lo del cuy una curiosdad… ¿Sabías que aquí en España a veces los peruanos compran cuy en la tienda de animales y, por cómo lo eligen y cómo lo cogen por las patas traseras, seguro que no es para mascota infantil?

  2. Maria Juliana dice:

    En Colombia especialmente en Nariño acostumbra comer este animalito. Cuando yo era pequeña fuimos donde unos amigos nariñenses que tenian cuyes, me pidieron que eligiera uno y yo elegí a uno hermoso de manchitas cafés, pensé que era para que me lo llevara a casa y lo que hicieron fue cocinarlo y darmelo de almuerzo. Por supuesto no me lo comí ni comeré.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: