Itaipú y o Parque Nacional do Iguaçu

30 noviembre 2009

A las 7:30 han pasado por mi hostal para recogerme en microbús. Aunque el día no acompaña demasiado por las contantes lluvias, promete ser un gran día.

Hemos pasado al lado brasileño obteniendo el pertinente sello en el pasaporte. Acto seguido, hemos pasado al Paraguay donde no nos han pedido el pasaporte. Pasando por Ciudad del Este (Paraguay), hemos llegado a la segunda represa hidroeléctrica más grande del mundo y la primera en generar más potencia, Itaipú, donde nos han mostrado un video de la importancia de esta obra de ingeniería y nos han ofrecido una visita.

La represa de Itaipú, que está construída en una zona elevada entre rocas de basalto, retiene las aguas del río Paraná que es la frontera entre Brasil y Paraguay y va a desembocar en el océano Atlántico por Argentina. A lo largo de la presa hay una parte donde se oueden encontrar 14 compuertas de aliviadero de tipo taintor un poco más grandes que las que diseñé en su día para mi proyecto final de carrrera. Algunas de ellas estaban abiertas para verter las aguas sobrantes de las recientes lluvias cuya fuerza forma un curioso salto probocado por un freno al final de la rampa. Más adelante se encuentran 18 tubos (9 de Brasil y 9 de Paraguay) por donde, gracias a unos servomotores, entra agua por cada  uno de ellos desde una gran altura convirtiendo la energía gravitacional o potencial en energía cinética. El agua que cae a gran velocidad hace girar unas turbinas que a su vez hacen girar un generador produciendo así energía eléctrica que es almacenada. Cada tubo es capaz de dar energía a toda una ciudad de dos millones de habitantes.

Después de la represa, teníamos la opción de ir de compras a Ciudad del Este, conocida ciudad por vender aparatos electrónicos a bajo coste, pero, como no necesitábamos nada, hemos ido a almorzar a Foz do Iguaçu (incluido en el tour). Ya que era buffet libre, no he dejado títere con cabeza y lo he probado todo: sushi, humus, carpaccio de carne, ternera estofada, lomo de cerdo y joroba de cebú (riquísima carne tierna). Para beber, un guaraná que no bebía desde que estaba enganchado a ello cuando lo vendían en España.

Por la tarde, hemos ido a visitar las míticas cataratas en la parte del Parque Nacional do Iguaçu (Brasil). Al llegar, un guía y un autobús, incluido en la entrada (50Ars≈30 reales), nos esperaba para hacer la visita a las cataratas. El parque tiene muchas caminatas para hacer pero están alejadas de las cataratas y no teníamos demasiado tiempo, cosas de los tours. Así que hemos hecho el principal camino donde hemos podido ver coatíes, buitres, tucanes, loras, lagartijas, cienpiés y otros animales. La pequeña caminata del lado brasileño recorre un sendero perfectamente delimitado a lo largo del río Iguazú pasando por impresionantes cascadas y conduce hasta la imponente Garganta del Diablo en la que uno se puede introducir mediante pasarelas. La perspectiva de las cataratas es única y me he quedado perplejo ante tanta belleza y fuerza. Parece mentira que la naturaleza haya sido tan caprichosa para poder deleitarnos con semejante espectáculo. El agua del salto Floriano que al caer golpea en el fondo de forma estruendosa producía motas de agua que me dejaban completamente empapado y me hacía formar parte del show. No he podido impedir esbozar una sonrisa en mi cara producto de la fascinación y el asombro.

Puedo irme a dormir satisfecho pero si, como dicen, las vistas de las cascadas del lado argentino son más espectaculares que éstas, no tendré palabras para explicar lo vea y eso es algo que me quita el sueño de la emoción que siento.

Anuncios

Ciao, Chaco! Hola, Misiones!

29 noviembre 2009

A las 8:00 me he despertado para prepararme en mi marcha. Otra etapa termina en mi viaje y una nueva comienza.

Lorena me ha llevado ahsta la terminal de autobuses donde se ha despedido con una bolsa de chipás (una especie de buñuelos de queso) que en algún momento de mi estancia me había prometido. Me entristece despedirme de ella que tan bien me ha tratado y tan bien nos hemos llevado. He pasado unos buenos momentos con ella y con su gente y es algo a lo que le estaré agradecido siempre. Un beso, Lorena, sé que tengo una buena amistad en Resistencia.

Si no fuera porque estaba agotado, hubiese disfrutado más del paisaje que era de un verde frondoso el cual he podido contemplar entre cabezada y cabezada. Un paisaje que ha durado 9 horas en autobús (110Ars) hasta tierras más húmedas, Iguazú y sus cataratas. De todas las maravillas que he visto, es esta quizás la más espectacular seguida del salar de Uyuni. Pero para sacar conclusiones he de esperar un par de días más en los cuales visitaré la zona.

Nada más llegar a la población de Puerto Iguazú, me he dirigido al punto de información turística donde me han ofrecido información de la población, de las cataratas y de un tour al cual he accedido a realizar mañana ya que por mi cuenta me hubiese costado más caro. El tour incluye transporte a la presa de Itaipú (Paraguay), a las cataratas de Iguazú por la parte brasileña y almuerzo, todo por 105Ars. Lo he decidido así para poder contemplar las cataratas desde una mejor panorámica y así, al día siguiente, pasear todo el día por el lado argentino con calma y sin tour.

Al salir de la terminal , me han ofrecido una cama en habitación comunitaria en el hostal Güembe en la calle Urú por 25Ars, desayuno incluido, al cual me he dirigido gustosamente. He dejado las cosas en la habitación y salido a inspeccinar la zona. A primera vista y dejando de lado la cantidad de molestos mosquitos que hay por esta época de lluvias y del uso de repelente que eso conlleva, puedo decir que Puerto Iguazú es una bonita y moderna población con numerosos y bonitos hostales para todos los bolsillos y donde se puede ver verde allá donde dirija mi vista. Tengo ganas de que llegue mañana para conocer el parque y sus cataratas que estarán pletóricas por las recientes lluvias que han hecho crecer el río.

Por lo pronto, he ido a cenar algo a una pizzería barata que hay en la terminal que me ha servido para resguardarme un rato del bochosrnoso calor húmedo del exterior. He salido a conocer la noche en la calle más movida, la avenida Brasil, donde hay discotecas y bares ideales para tomar algo fresco y una cerveza en La Tribu ha sido una buena elección para relajarme un rato. Pero me he de ir pronto a dormir para estar a tope en el tour de mañana que promete bastante. Espero conciliar el sueño, no tanto por la emoción porque creo que no haya nada que me quite el sueño sino por el insoportable calor.


Alerta hídrica

28 noviembre 2009

Y lo que se avecinaba era otra tormenta. Era la excusa perfecta para quedarme un día más pues estaba muy cómo y no me apetecía irme todavía y mucho menos con el diluvio que estaba cayendo y las calles inundadas como si de rios se trataran, cosa que impedía salir de la casa. De todas formas, estaba cansado y quedarme en ella descansando en compañía de Lorena me parecía un buen plan.

Me he despertado tarde, a la tarde. y he preparado algunas cosas antes de partir como grabar recientes fotos en un DVD para poder desocupar la memoria de la tarjeta de la cámara para poder ocuparla de nuevo con el centenar de fotos que eguramente haré en la maravilla natural que estoy a punto de visitar. Junto a parte de una torta de membrillo, el mate típico argentino ha sido también mi acompañante en la tarde ociosa. Creo que es una bebida a la que me podría enganchar fácilmente. En cuanto pueda me compro un recipiente (mate) también y una caña de esas para poder beber (bombilla). Es imprescindible mimetizarse y confundirse con la gente para poder disfrutar más de un viaje.

A la noche, han llegado unos amigos de Sebas para formar parte de otra parrilla pero esta vez de carne: vacío, chorizo, morcilla y costillar, todo riquísimo. Vaya cambio de dieta que he hecho de repente al entrar en Argentina. La compañía y la charla ha sido amena e, incluso, he hablado de mi país como no lo hacía desde hacía tiempo en mi viaje.

Igualmente, el cansancio ha hecho mella en mí y es que en cuanto tengo un momento de baja actividad la batería se me agota enseguida. Me he ido a dormir a ben avanzada la noche decidiendo al fin que no marcharía de madrugada y que lo haría por la mañana. Siento que es momento de conocer otros lugares y el tiempo apremia.


La cartelera argentina

27 noviembre 2009

Habiéndome despertado tarde una vez más, he ido a pasear por el centro. Primeramente he entrado en la sencilla Catedral adornada en su interior con un enorme Jesuscristo crucificado y con vidrieras con motivos colonizadores. He visitado varias esculturas de la ciudad, las que he podido ya que se necita mucho tiempo para poder visitarlas todas.

Tenía ocmo encargo por parte de Amelia comprar una rosa para su prima y para su tía. Atendiendo a sus peticiones, aunque su tía no estará en unos días, he ido a una floristería donde la amable dependienta se ha interesado por mi vida y me ha comunicado lque existe la posibilidad de trabajar como ingeniero en Argentina. Sigo diciendo que todo es posible.

He ido a almorzar a la casa de los padres de Lorena y Sebas pero no ha sido sencillo entrar pues yamile ha vivido un episodio de pánico al creerme un ladrón que quería entrar. Pasados unos minutos, ha contestado a mi llamada al timbre y se ha sentido aliviada y divertida al verme. He comido con Sebas otra suculenta comida. Como siga haciendo este tipo de comidas, no voy a tener mñas remedio que quedarme todo el mes en Resistencia, por lo menos.

 A la pobre Lorena que últimamente no duerme demasiado, le he expresado mi interés por ir al cine a una película argentina al cual ha aceptado gustosamente. El título: El secreto de tus ojos, un interesante argumento aderezado con un entretenido guión y la buena actuación de Ricardo Darín a la que nos tiene acostumbrados. Cualquiera diría que soy un crítico de cine. En definitiva, nos ha gustado mucho.

Después de la sesión de cine, Lorena me ha dejado conducir cosa que me ha encantado ya que no lo hacía desde Colombia. Hemos visitado desde el coche algunos parajes a las afueras de Resistencia y hemos parado cerca de Colonia Benítez donde podía verse un verde prado con flores violáceas iluminadas por los últimos rayos de sol del día. Una bonita postal.

El plan de la noche ha sido una parrilla en la casa junto a más de 15 personas cosa que ha provocado que sea más fácil comer hamburguesas pero, aun así, estaban riquísimas. Después de cenar, charlar, beber, hacer fotos, algunos bailar y hacer el cabra, hemos salido a bailar, no a un boliche (discoteca) sino a un bar musical donde han tocado generalmente música argentina que no conocía pero igualmente lo he pasado bien.

Me he despedido de la gente pues tenía pensado marcharme al día siguiente por la mañana hacia otro destino pero eso era antes de saber lo que se avecinaba.


Cruzando el Paraná

26 noviembre 2009

Una vez más no he conseguido levantarme temprano. De todas formas, la lluvia me hubiese impedido cualquier movimiento. Aun cayendo algunas gotas, he ido a visitar Corrientes.

Un autobús me ha llevado hasta allá pasando por el largo puente sobre el río Paraná. que separa la provincia del Chaco de la provincia de Corrientes y sus capitales, Resistencia y Corrientes. Al parecer, es habitual hacer piquetes en este puente que cierran la circulación entre ambas ciudades y se manifiestan a sabiendas que de esa forma pueden lograr sus objetivos o solicitudes. Menos sensato me parece utilizar estos métodos como forma de desacreditación por parte de la oposición del gobierno y, mucho menos, que haya gente que se gana la vida como piqueteros recibiendo una suntuosa cantidad de dinero por ello. Otro problema palpable que existe en el enorme río Paraná es la fuerte crecida de éste debido a las fuertes lluvias de los últimos días que han inundado esta zona y han catalogado de alerta hídrica. Al final, saldrán flotando.

Problemas y curiosidades a parte, he llegado a Corrientes. Es una bonita y pequña ciudad de 320.000 habitantes donde la vida de ocio suele darse en la costanera del río Paraná que hace las veces de paseo marítimo. He paseado por sus modernas calles pasando por la plaza Cabral, por el parque Mitre donde habían algunas personas pescando y un viejo barco barado en la costa, por los bonitos murales en las paredes de toda la ciudad pero sobretodo entre las calles Quintana y San Juan, por la plaza 25 de mayo, por el largo parque Cambacuá y por la plaza de la Cruz.

Para llegar más rápido a Resistencia, pues me esperaba Lorena para almorzar, he tomado un remisse. Hemos ido a almorzar a casa de sus padres una suculenta comida que había preparado Yamile que me ha recordado a la que me hacía mi madre con mucho mimo. Esto es mucho más de la hospitalidad que esperaba y, por si fuera poco, Lorena me ha hecho de guía turístico por su ciudad.

Resistencia, capital del Chaco, tiene 360.000 habitantes y es conocida como la ciudad de las esculturas y es que hay muchísimas repartidas por las calles principales de la urbe. Primero de todo, hemos paseado por la calle comercial Perón y otras del centro y por la plaza principal 25 de mayo donde he echado un vistazo a la flora del parque y a las artesanías que allá se vendían. Por el camino hemos hecho un alto para comer un delicioso helado de dulce de leche con otras frutas y también hemos ido a visitar el centro español donde Lorena y su familia ocupan parte de sus tardes organizando reuniones y eventos con españoles y descendientes y codeándose con cónsules y embajadores y es que dicha familia tiene sangre de España. El lugar tiene una similitud con un típico patio andaluz con balcones y plantas que a uno hace sentir como en su tierra.

Me he despedido de los padres de Lorena y Sebas que marchaban de vacaciones y hemos ido a cenar a un restaurante a comeru na vez más un rico lomito mienstras ecuchábamos música en directo junto a Sebas y dos amigos de Lorena, Gimena y Javier, con los que hemos pasado una noche relajada de tertulia.


El día que comí tortilla de patatas

25 noviembre 2009

El calor que ha hecho hoy en Resistencia ha sido insoportable. Si a eso le sumo el calor al cocinar, uno puede sentirse en el mismísimo infierno. Y es que hoy me ha dado por comprar algunas cosas para comer algo mediterráneo y el plato principal, como no podía ser de otra manera pues lo estaba deseando desde que empecé mi viaje, ha sido la tortilla de patatas.

Por suerte he podido contar con la ayuda de  Yamile, la chica de la limpieza que es muy amable y servicial, y teniendo en cuenta que soy un desastre en orden y limpieza a la hora de cocinar me viene muy bien. Pronto hemos hecho amistad y nos hemos explicado las cosas de nuestra vida.

No es por echarme flores pero la tortilla de patatas estaba deliciosa. Parece que después de tres meses sin cocinar no ha hecho que me olvide del asunto. En cuanto Lorena ha llegado de trabajar, hemos comido estupendamente amenizando el almuerzo con el vino cafayateño que compré en Las Nubes y hemos charlado de nuestra vida para conocernos un poco más.

Por la tarde, hemos hecho una visita a sus padres, Juan Carlos y Mª de los Ángeles, unas encantadoras personas que viven en una casa de acorde con dicho encanto. Tomando un vaso de terma con soda, he tenido una de esas charlas con Juan Carlos, un gran orador, de esas cosas que me hace plantear mi futuro laboral que tan olvidado tenía. Me ha hecho caer en la cuenta que en ningún momento había pensado que lo que estoy viviendo en este viaje pudiera ser útil para mi profesión, ni siquiera me había planteado la posibilidad de trabajar en otro país. Nunca se sabe aunque sé que no es el momento.

El plan de la noche era ir a cenar a Corrientes, otra ciudad a 20 km de Resietencia. Así que después de conocer a unos cuantos amigos de Lorena (Analía, Juanma, Franco, Lesly, Christian y Mirna), conocer un taller de colaboración del pintor plástico Milo Lockett y tomar Fernet Branca (bebida alcohólica de hiervas, azúcar y caramelo) con cola y otro Fernet de menta con Sprite, hemos comido un lomito (sandwich de lomo y otros ingredientes) en el Mizza ubicado en la Costanera Norte, una zona muy concurrida para ser un miercoles.

No sé si es por el calor o por el cansancio acumulado pero me muestro de acuerdo cuando surge la idea de volver a la casa a dormir. Todos excepto yo trabajan al día siguiente y son las 3:00 am.


Por el Chaco desde el bus

24 noviembre 2009

No es por falta de ganas de quedarme en Cafayate más días pero me queda poco tiempo para viajar y he de ver muchas otras cosas.

Me he despertado a las 4 de la madrugada habiendo dormido dos horas y me he preparado para tomar (ya dije que en Argentina no se cogen las cosas) un bus Saeta a las 5:00 para retornar a Salta (35Arg) desde donde he hecho escala para dirigirme a Resistencia. Mi intención era llegar temprano pero, aunque haya llegado a las 9:00 a Salta, el bus con mi nuevo destino no salía hasta als 15:00 (126Arg). No me ha quedado otra que hacer tiempo conectándome a internet, almorzando algo y leyendo un poco hasta que llegara la hora.

El trayecto me lo he pasado prácticamente durmiendo y leyendo y, si no fuera porque pronto se ha hecho de noche, hubiese visto los paisajes a mi alrededor mientras atravesamos el Chaco. Doce horas hemos tardado en llegar en bus hasta Resistencia donde me esperaba Lorena, prima de mi buena amiga Amelia. Un besote para ti y gracias por ponerme en contacto con tu querida prima. Me ha recibido en su casa y de su hermano Sebas, un pequeño apartamento ideal para pasar unas noches provisto de todo lujo del que no he podido gozar desde que me hospedaron en Colombia. Desde hace unos días, tengo contacto via e-mail con ella a quien no conocía y, a pesar de llegar dos días tarde de los previstos a su ciudad, me ha querido hospedar y atender amablemente. Es algo que no sabré agradecerle lo suficiente por las molestias causadas y las que pueda causar. Como dice ella, quizás sea que cuando ella viajó a Barcelona se sintió de la misma forma que me siento yo, alguien que intenta no molestar demasiado en un lugar ajeno y pasar lo más desapercibido posible. Pero lo cierto es que por su parte pretende hacerme sentir lo más cómodo posible no solo en su casa sino también mostrándome lugares de su ciudad y alrededores. Me alegra saber que puedo contar con ella y hacer turismo con alguien autóctono es la mejor forma de hacerlo.