Minas de plata en Cerro Rico

Uno de los grandes atractivos turísticos de Potosí es poder contratar por una agencia la visita a las minas de plata delCerro Rico. Hay gran variedad de precios pero nosotros nos hemos decantado por la de nuestro hotel que, aunque es un poco más cara (100 Bs), en esta muestran el proceso de extracción de la plata.

Hemos llegado al pie del cerro donde nos hemos vestido de mineros (casco, botas y traje) y hemos comprado algunas cosas para los mineros por 10 Bs cada uno: bebida, hojas de coca y explosivos. Nos han enseñado el proceso de la extracción de la plata desde la mina hasta la exportación en polvo. Primero se extraen rocas de las minas mediante pico, martillo neumático o explosivos. Los explosivos, que no son peligrosos sin un detonador que suele estar conectado a una mecha impermeable de pólvora, son una mezcla de TNT (trinitrotolueno), nitroglicerina y nitroglicol que a veces es reforzado con nitrato de amonio. Las piedras extraidas se trituran hasta convertir en polvo para después pasar por un proceso químico de refinación y separar componentes. Posteriormente pasa por una centrifugadora donde se crea una espuma de plata que por flotabilidad es fácilmente separable del resto del depósito. Una vez extraida la plata, que todavía tiene algunos óxidos y otros residuos, se decanta y se seca al sol. Una vez hecho todo este proceso se exporta a empresas de todo el mundo para hacer lingotes.

Si en la época colonial era fácil extraer de esta mina una plata que fuera pura, no es tanto ahora que la mina es tan explotada y acabará sus recursos en quizás 15 años. Los trabajadores trabajan dúramente en condiciones sobrehumanas soportando altas temperaturas y atmósferas peligrosas que provocan en la mayoria de ellos silicosis, enfermedad pulmonar producida por el sílice. Se podría solucionar utilizando máscaras pero, paradojas de la vida, les es molesto para trabajar y les sofoca más.

Hace unos años la empresa minera del estado, Comibol, era la encargada de extraer plata de del Cerro Rico de una forma organizada creando niveles horizontales comunicados entre sí y con railes para que los vagones extrajeran las piedras demolidas. Después de privatizar, nacionalizar y privatizar otra vez, existe hoy en día una cooperativa de empresas de varios paises para extraer tan valioso mineral. Decir “cooperativa” es un eufemismo para el país porque pocas empresas son las que cooperan ya que otras sacan minerales en su propio beneficio e, incluso, hay trabajadores que trabajan por cuenta propia. Ninguna de estas empresas puede usurpar territorio de otros ni siquiera utilizar sus túneles. Teniendo en cuenta que los trabajadores mineros, que cobran según la producción de sus piedras, extraen siguiendo las betas o venas de una forma desorganizada, es difícil no pensar en lo peligroso del asunto como detonaciones peligrosas, irrumpir en un tunel ajeno o producir derrumbes. La montaña parece, sin duda, una esponja o un queso gruyer que va perdiendo altura poco a poco.

Con nuestras lámparas de litio, que no de acetileno como suelen utilizar los mineros, hemos entrado en el segundo nivel conociendo los railes, apuntalamientos de los túneles grandes y algo de historia. A medida de entrábamos hacía más calor y los túneles parecián menos ventilados. Los actuales túneles desorganizados por las nuevas empresas conectan unos niveles con otros no tan ventilados. Si la altura de 4300 msnm es un indicador de poco oxígeno, más lo es el aire viciado con partículas de tierra y polvora en el aire. Por suerte, disponemos de pañuelos para filtrarlo. Cuanto más abajo más dificil era respirar y el subir nos dejaba eshaustos cuando a la falta de oxígeno se le suma el esfuerzo de ir a cuatro patas o a rastras en los largos y minúsculos túneles a veces claustrofóbicos. En una galería, hemos conocido a dos mineros que se preparaban para empezar el trabajo mascando hojas de coca y tomando alcohol potable de 96º rebajado con agua para paliar el agotamiento y condiciones infrahumanas. Nos han hecho partícipes del ritual de beber ofreciendo siempre antes a la Pacha Mama (Madre Tierra). Ha sido una bonita experiencia en la que, conocer el trabajo del minero, nos ha sensibilizado mucho más con este sector.

Por la tarde en Potosí, parece que los festejos continúan y es que nos hemos enterado que mañana, casualmente, es el día de la ciudad. Una suerte para nosotros. Nos hemos despedido de Marisol que marchaba a Uyuni y hemos dado una vuelta por Potosí, hemos cenado y hemos bebido un moscatel típico de Bolivia, el singani, mezclado con Sprite. No mata pero es preciso mezclarse con las costumbres del país que se visita.

Anuncios

5 Responses to Minas de plata en Cerro Rico

  1. Ramon Farran dice:

    Ricardo: Sabíamos que eras ingeniero, pero pensabamos
    que eras mecánico, no de minas. Traéte unas muestras
    que aqui nos van a hacer falta. Te repito, que el
    “negro” que te escribe, lo hace de maravilla. Dice el
    Ismael que el negro se llama Wikipedia.
    Nos das envidia de tu viajes. Ya sabes que cada dia
    leemos que haces. Suerte. Un abrazo.

  2. Eva Guillén dice:

    Ricard, hacía tiempo que no escribia nada, estoy aquí y cada día leo tus aventuras, lo que estas viviendo es único, suerte que lo describes todo muy bien, cuando vuelvas te servirá para recordar aquellos momentos y sensaciones. Disfruta. Y ten cuidado.

  3. Mamá dice:

    Parece mentira que se trabaje en esas condiciones a estas alturas, tanta riqueza para tanta pobreza, pero es lo que hay.
    Me alegro de que todo siga bien, un beso muy fuerte.

  4. Romy dice:

    Hola guapo un dia viendo la tele vimos un reportaje de ese mundo que tu nos esplicas, tan bien lo mal que estaba esa gente depues de dar la vida en las minas hoy al leer tu bloc e pensado lo duro que sera verlo insitu sentir la claustofobia y la malas situacion laboral que tienen no se si te agustado la esperiencia pero lo que si es la verdad que as tenido huevos de estar hay.muchos besos y adelante. muakkkkk

  5. Maru dice:

    Que interesante conocer otras realidades. Está claro que la globalización y las oportunidades sólo son para unos pocos. Por cierto, analizando la expresión “vale un Potosí” a quése refiere ahora… ¿al dinero que vale la extracción de la plata o a que cuesta la vida y la salud?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: