10 de noviembre, día de Potosí

Nada más despertar, el hostal nos ha homenajeado con el tradicional desayuno con panes con mantequilla y mermelada, plátanos, piña, sandía y té, ideal para hacer una caminata matutina para conocer Potosí. La particularidad del día: la festividad del aniversario de Potosí en este 10 de noviembre y la visita de Evo Morales, tan querido por unos y no tanto por otros, al que mucha gente ha podido ver al tan esperado Evo Morales, en cambio, Roberto y yo no. Hemos llegado tarde y solo lo hemos podido ver irse con su coche con los cristales tintados. Por otro lado, varios comparsas han desfilado ofreciendo música a la ciudad y la gente los rodeaba con alegría, ganas de fiesta y alcohol. Algunas comparsas eran militares, otras muestras de camiones y tractores ofrecidos por Evo y otras simplemente gente que vestía d enegro con las banderas de Blivia y Potosí. No podía faltar en tales eventos la veta de comida en la calle de la cual no he podido contenerme al comprar un sandwich de chancho (cerdo) y otro de chorizo. Estaban riquísimos aunque ya veremos mis ya típicas reacciones intestinales.

Por ser día festivo, las numerosas iglesias de la ciudad estában cerradas así que sólo las hemos podido contemplar desde el exterior. En su mayoría, la fachada de la entrada principal está adornada con cargados pero bonitos dibujos esculpidos que dan un toque peculiar, sobretodo en las columnas. Muchas calles que son de tipo colonial tienen puertas con marcos de similares figuras esculpidas que les dan un toque de belleza que sólo Potosí sabe dar. Así hemos pasado la tarde además de comer algo para merendra como tucumanas (empanadas de verduras), salteñas (ecomo las tucumanas pero con caldo) y tahua tahuas ( una especie de churros con miel).

Una de las cosas que hemos querido solucionar es el tema de visitar en un tour el Salar de Uyuni pero todas las alternativas nos parecen caras y no queremos aventurarnos en elegir una agencia equivocada. Hemos preferido dejarlo a última hora cuando lleguemos a Uyuni ya que seguro que desde allí nos sale mñas barato. Tengo muchas ganas de poder visitar esta maravilla que todo el mundo a su paso recomienda con toda la seguridad del mundo. Estoy seguro que que no me arrepentiré.

Por la noche, hemos ido a cenar a un restaurante que cocinan con parrilla en la calle Bolivar, entre Junin y Quijarro, donde he comido un lomo de res a la brasa con patata cocida, ensalada y verduras que estaba riquísimo. Ideal para que em entrara la morriña y me fuera a dormir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: