Geyseres, pozos y termas

En nuestro último día de tour, nos hemos levantado a las 4:30 cosa que ha costado. Al parecer y por terceros, me he enterado que se han quejado de mis ronquidos. En fin, eso ya lo sabía yo y, además, yo no elegí dormir en esa habitación. La idea de levantarse tan temprano era aprovechar mejor el día ya que teníamos muchas horas de coche por recorrer.

La primera parada y muertos de frío antes de la salida del sol ha sido a unos geiseres de los cuales surgía vapor de agua de las entrañas de la tierra. Aunque calientes no olían muy bien, imagino que por restos de azufre entre otros componentes. Cerca de ellos, hemos vistos unos pozos de agua y barro que hervían constantemente y creaban una nube de vapor maloliente. Al poco, ha salido el sol calentando un poco nuestros entumecidos y congelados huesos.

La siguiente visita ha sido un restaurante donde hay una piscina que emana agua caliente a 38ºC. Después del desayuno, nos hemos dado un largo baño para relajar nuestros músculos y divertirnos un poco con los primeros rayos de sol aunque, como en todo tour que se recie, siempre hay prisa.

El desierto de Dalí, tal y como me anuciaron ayer, ha sido la siguiente parada. En esta ocasión, lo hemos tenido que contemplar de lejos y en verdad no me parece tan daliniano como el de ayer y, al parecer, no soy el único que hace esa apreciación.

A continuación y como última visita, hemos parado en la laguna verde, que hace honor a su nombre, antes de dirigirnos a la frontera con Chile para que todos aquellos que quieran visitar el salar de San Pedro de Atacama puedan hacerlo sin problemas. No es mi caso pues mi intención es visitar primero el norte de Argentina pero algunas personas como en el caso de Wendy han pasado a tierras chilena por lo que nos hemos despedido de ella apenados por esta corta pero intensa compañía. Otra etapa del viaje inicia en cada uno de nosotros.

Después de cuatro hora de agotable 4×4, hemos llegado al pueblo de San Cristobal donde hemso almorzado algo sencillo antes de hacer unas cuantas horas más hasta Uyuni donde hemos cenado una rica pizza que parece ser lo único que hay en este pueblo tan turístico.

Haciendo balance del tour en estos tres días se puede decir que ha sido positivo. Si al principio no precisábamos de las atenciones de Juan, el guía, por parte del grupo de castellanoparlantes, no ha sido ha sido así el resto de los días por lo que Andes Salt es una agencia recomendable.

Jonathan y yo nos hemos despedido de Roberto que continua su viaje al norte de Bolivia. Es posible que nos volvamos a encontrar en otro lugar del viaje pero lo qu etengo claro es que tengo un buen amigo en Buenos Aires. La pena es no poder disfrutarlo cuando yo llegue a su ciudad. Jonathan y yo nos quedaremos una noche más en Jujuy para coger temprano un autobús mañana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: