¡Salta! ¡Salta conmigo!

Salta puede parecer una canción del grupo ‘Tequila’ pero me refiero a la ciudad que se encuentra en la provincia de su mismo nombre. Y saltar no sé pero caminar he caminado mucho en el día de hoy.

Después de despertarme varias por los actos indecorosos entre un argentino y una sueca dos literas más allá de la mía, he salido a visitar otras partes de la ciudad que me quedaban por ver. De nuevo hacía un calor horrible y esta vez me había planteado subir al cerro para contemplar la ciudad. Al llegar al monumento al General Güelmes, he conocido una pareja de adolescentes que querían subir también pero ella no se encontraba muy bien. Cuando he visto que mejoraba se han ofrecido a acompañarme y así hemos llegado a la cumbre donde se ve Salta en toda su magnitud. Mucha gente sube con teleférico pero he encontrado más de acorde conmigo subir caminando. Allí he encontrado a un chico israelí que conocí en Uyuni con el que he esperado un buen rato najo techo porque ha empezado a diluviar. Al cabo de una hora, he iniciado el descenso con ánimo de recorrerme algunas calles, plazas, parques y otro lugares. Entre ellos el parque San Martín, el parque 20 de febrero, la plaza General Güelmes, el mercado municipal que a pesar de estar en una ciudad moderna se respira algo de ambiente andino y, una vez más, el ‘Patio de la empanada’ donde esta vez he comido un tamal. Personalmente, sigo diciendo que los tamales de Popayán (Colombia) están mucho más ricos y espero poder probarlos de nuevo.

Al llegar al hostal, Diego el encargado de la tarde, ha organizado lo que parece ser una habitual parrilla de carne. Mucha gente de varias nacionalidades se encontraban allí conmigo comiendo buena carne de res a la parrilla y bebiendo cerveza y vino de mesa. ¿He dicho alguna vez que tengo que aprender inglés? Se respiraba un buen ambiente y todos nos estábamos divirtiendo y disfrutando de la rica y copiosa cena, incluídos el argentino y la sueca que acababa de conocer y a los que no podía mirarles como al resto de personas. Si no fuera porque estaba cansadísimo y al día siguiente tenía que levantarme temprano, hubiese ido con ellos de fiesta cosa que suelen hacer con sus huespedes. En eso con unos grandes anfitriones los del hostal ‘El Andaluz’ y en especial Diego. 

Hay gente que desde Salta hace el tour en el mítico tren de la nubes pero no va conmigo, al menos en este viaje. Lo he pasado muy bien y he estado muy cómodo pero es hora de visitar otros lugares.

Anuncios

One Response to ¡Salta! ¡Salta conmigo!

  1. Maru dice:

    Que bueno que hayas encontrado un buen lugar con gente acogedora para dormir; y lo de la parejita… seguro forma parte del show. Me gusta que te acuerdes de los tamales de pipan, no hay otros iguales (y eso que no probaste las empanaditas, en otro viaje no pueden faltar).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: