Cataratas, quesos y un paseo por “Las Nubes”

Parecía que le calor iba a impedir que hiciera algo en el día de hoy pero al final empezadoa moverme. He cogido (mejor no decir esta palabra en Argentina) un remisse (taxi) que me ha llevado hasta el inicio del conocido camino de las cascadas del río Colorado (15Ars) donde los guías esperan la llegada de los turistas para conducirlos por el hermoso camino pero, en mi caso, no había nadie. Me habían recomendado en varias ocasiones hacer uso de uno de estos guías pues el camino es arduo, difícil y peligroso. Pues bien, no he hecho mucho caso de estas advertencias y he probado subir solo y es que me encanta la aventura. Me sirve como excusa que no he encontrado ningún guía. De todas formas, seamos sinceros: si uno quiere ver las cascadas tan solo tiene que seguir el curso del río. Pronto me iba a dar cuenta que la teoría no es tan fácil como la práctica. Al rato deseaba poder encontrar otros excursionistas por el camino por no había nadie más que yo ascendiendo a aquellas hora así que tenía que seguir mi intuición que por hoy la he visto bastante lúcida.

Una vez identificado el río Colorado, el de la derecha, y seguido su curso río arriba, no sé cuantas veces lo he atravesado y he ido por caminos de tierra, saltado piedras, escalado otras enormes, identificado huellas de otros caminantes y retrocedido en ocasiones pero el camino de casi dos horas portres cascadas ha sido hermoso y llegar a la última, la más grande y bonita, ha sido una gran satisfacción. Aprovechando que estaba completamente solo, me he despojado de todos mis ropajes para darme un refrescante y agradable chapuzón en la poza de la cascada para aliviar el intenso calor que estaba haciendo. De vuelta, me he enterado que existe una cascada si se escala muy cerca de la tercera pero normalmente la gente sólo llega a la qu eyo he llegado y, sinceramente, me doy por satisfecho.

De camino a la población, he visitado las bodegas y viñedos en la finca Las Nubes que no deben confundirse con las de la famosa película. Éstas pertenecen al enólogo Jose Luis Moulier que produce vino tinto y el clásico torrontés de la zona en unas pequeñas y encantadoras bodegas. Me han explicado el proceso de elaboración del vino torrontés, del cabernet sauvignon y el malbec tanto el de los jóvenes como el del reserva (80% cabernet + 20% malbec). La visita son 15Ars pero como he comprado un vino joven de 26Ars no lo han tenido en cuenta. Hubiese sido más interesante haber coincidido con la vendimia y formar parte de la tradicional fiesta en esta bodega.

Puestos a conocer métodos de elaboración he ido caminando hasta El Tambo donde elaboran quesos generalmente de cabra aunque, en esta época de poca producción de leche de esta animal por ser periodo de crías, se elabora también queso de vaca gouda y criolla. Me han mostrado y explicado la crianza de las cabras, extracción de leche en salas antiestrés donde se les ponemúsica clásica, pasteurización, cuajado y decantación del sólido de la leche, colocación en moldes, salado y endurecimiento (curado) de los diferentes quesos. Al final de la visita, me han dado a degustar varios quesos: un queso de cabra con albahaca y otro con ají dulce, un queso de vaca gouda, otro criolla con albahaca y otro con ají dulce, todos semiduros. La visita cuesta 10Ars y te regalan un queso de vaca a elegir. Puesto que rabajan más con quesos de cabra me he llevado uno con albahaca pagando 2 pesos más.

Comiendo un típico helado de Cafayate de vino, mitad chardonay mitad cabernet, y satisfecho con mi día productivo físico y culturalmente hablando, me he dirigido al hostal con el ánimo de ir a cenar y tomar algo a la conocida Casa Ñanta con Charlie, Gemma, Stephan, Carla y sus niñas con motivo de mi despedida. El rico menú: un wok de verduras y pollo, una empanada de queso mozzarella y un vino malbec. Voy a echar de menos a esta gente. Cafayate me ha dado la tranquilidad y las ganas de conocer más cosas de la zona y, sobretodo, me ha demostrado que es un lugar en el que podría quedarme a vivir una buena temporada pero será en otra ocasión pues ahora es momento de partir.

Anuncios

4 Responses to Cataratas, quesos y un paseo por “Las Nubes”

  1. Romy dice:

    con esas esplicaciones de esos quesos que as degustado insitu se me hace la boca agua y me parece que tengo queso en la nevera y con tu permiso me voy a comer un trocito jajajajajaj muuuak

  2. RamFarIsmort dice:

    Ricardo si hay alguna chica que te estaba esperando con una hipoteca, que lo vaya pensando. Por el terreno no te preocupes, mi hermano en el pueblo tiene de sobras.
    Cuando vas a mandar estas fotos. Yo al loro lo he mata
    do varias veces.
    Tenemos el lote en Megama preparado para ti. Acuerdate
    de venir a buscarlo. Esperamos verte pronto.
    Un saludo. Recuerdos.

  3. Mamá dice:

    tu padre y yo hemos estado unos días en Calella. Por eso he estado unos días sin poderte leer y escribir. Ya tenía ganas. Me he acostumbrado a leer tus aventuras por capítulos.

    Disfruta mucho de cada momento y vive tu sueño.

    Besosssssssssssssssssssssssssssssssss de tu padre y míos

  4. Maru dice:

    No paras. La comida de la que hablas me abre el apetito mmmm..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: