Alto precio por ver monos aulladores

Me he dirigido a información turística para conocer las posibilidades del lugar. No me han dicho mucho más que las actividades que me ofrecían en el rancho Ypa Sapukai pero sí la posibilidad de hacer algunas caminatas cerca de la caseta de los guardas forestales, más allá del puente. No me ha dado tiempo a llegar cuando Sergio pasaba por mi lado con su coche junto con Santi, su hijo y Álvaro. Sin dudarlo, me he sumado a ellos para hacer un avistamiento de pájaros. Una vez más me ha soprendido la facilidad que tienen para identificar la infinidad de aves del lugar, sobretodo Álvaro, y es algo que está despertando mi interés poco a poco. No hace falta decir que gracias al coche de Sergio ha sido más cómodo moverse por la zona y desplazarse en grandes distancias en busca del animal pertinente.

De vuelta, hemos ido de nuevo a almorzar al comedor Yacaru Porá que es regentado por una familia y tienen una rica variedad de comidas, a destacar las deliciosas empanadas que son diferentes al del resto del pais. En esta ocasión me he pedido unos canelones vegetales que en realidad son crepes enrollados rellenos de acelgas y acompañados con bechamel.

Por la tarde, me he acercado a la caseta de los guardas forestales desde donde se puede hacer una típica caminata por un sendero señalizado que se adentra en el bosque con la intención de ver monos aulladores. Al ver la infinidad de mosquitos que revoloteaban por allá, me he puesto manga larga y repelente en la piel expuesta, manos y cara. Iluso de mí que no he me he puesto repelente por todo el cuerpo. El camino estaba infestado de enormes mosquitos que atravesaban osadamente mi camiseta en las zonas más arrapadas a mi cuerpo, espalda y codos, y lo peor es que los notaba penetrar. Lo cierto es que lo he pasado muy mal y parecía que ni siquiera iba a poder ver a los monos. Por fin y al cabo de un rato, he podido verlos a lo lejos. Al rato, han llegado mis amigos y hemos podido presenciar el aullido de un macho que iba acompañado de varias hembras. Esperando y contemplando, hemos podido ver como los monos pasaban por encima de nuestras cabezas e incluso defecar cerca de nosotros.

Por fin hemos salido de aquel infierno lleno de pequeños demonios con estiletes que han provocado en mí un constante escozor, un alto precio por ver monos aulladores. Al llegar al hostel vería el trabajo que habían hecho. Pero en ese momento, Álvaro y yo hemos entrado en otro camino desprovisto de mosquitos con la intención de ver algo más. Algunos senderos estaban encharcados y no nor permitía el paso con nuestras simples zapatillas deportivas así que hemos tenido que buscar alternativas. Hemos podido ver un tatú (armadillo), carpinchos y ciervos. Al intentar volver al camino, hemos sufrido un percance y es que hemos ido por otro sendero que estaban completamente encharcado. Sin meditarlo demasiado pues estaba anocheciendo y no teníamos linternas, hemos decidido atravesar un terreno lleno de paja alta evitando pensar en que esa es zona de peligrosas serpientes ya que en esa dirección se encontraba la carretera. Lo que no esperábamos es antes de llegar a la carretera que veíamos delante nuestro iba a haber un charco a lo largo de todo el lateral. Con un par de narices, nos ha dado igual y nos hemos metido hasta los tobillos pero eso no iba a ser el único problema. Dos metros nos separaban de la carretera y la impotencia por no poder pasar por un canar profundo a los largo de ella. De perdidos al río, nunca mejor dicho, y nos hemos metido sin demasiados escrúpulos hasta las ingles. Ha sido un epidodio divertido que nos ha hecho reir a moco tendido hasta llegar a la población de noche y empapados.

Después de cenar, hemso hecho otra salida nocturna. Ya que Álvaro la tenía contratada me he añadido con su permiso sin ningún costo. Hemos llegado en la moto del guía Emilio hasta la misma zona en la que Álvaro y yo habíamos pasado la pequeña aventura. En esta ocasión hemos visto otro tatú, más carpinchos, más ciervos y, como novedad, zorros.

Anuncios

One Response to Alto precio por ver monos aulladores

  1. Maru dice:

    Qué aventura tan divertida, tan interesante y tan única. Te felicito, ese es el espíritu

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: