Por el sur de Buenos aires

Con la intención de dar otra oportunidad a Buenos Aires, he salido a la calle. He tomado el Subte (metro) desde Medrano hasta Carlos Pellegrini, al lado de la imponente escultura del Obelisco que se alza en medio de la avenida 9 de julio. Desde alí he ido caminando hasta la Plaza Lavalle donde se encuentra el enorme teatro Colón que está en obras, el Palacio de Justicia y otras construcciones interesantes. Me he dirigido a la plaza de Mayo por las comerciales calles que me llevaban a ella. Es la conocida plaza del centro donde es habitual encontrar manifestaciones y, en mi caso, no iba a ser menos. Varios manifestantes se pronunciaban con motivos de trabajo pero lo más significativo es la gente que lo hacía por los derechos humanos dando vueltas al monumento que se encuentra en medio de la plaza y llevando banderas argentinas. Entre los diferentes edificios, como el Cabildo, el Palacio del Gobierno, la Casa Rosada y otros, se encuentra la bonita Catedral que por fuera tiene la forma del Partenón. Dejando atrás la Plaza Mayo y el parque Colón, me he dirigido por el paseo Colón hasta el parque Lezama donde me he encontrado gente jugando al ajedrez y otros durmiendo la siesta en los bancos que estaban provistos de sombra. Por las calles más transitadas, me he adentrado en el barrio de La Boca, un peculiar barrio donde predominan casas unifamiliares y a menudo chabolas de vistosos colores que dan un aspecto más alegre a la zona. Pronto he llegado a la famosa calle de El Caminito y alrededores donde, con ánimo de reconciliarme con la ciudad, me he sentado en un local a tomar una cerveza mientras admiraba el arte de unos chicos que exhibían su perfecto, sentido y apasionado tango en el escenario.

Ya que estaba por allá, no podía irme sin ver el estadio de La Boca Juniors y me he adentrado en el barrio por unas vías ferroviarias que llevaban hasta él. Cuando me disponía a entrar en un pasaje por el que pasaban dichas vías ya que al final podía ver el estadio, una mujer que paseaba su perro me ha dicho que disimulara y me diera la vuelta porque me iban a robar si pasaba por allí. Es una suerte haberme cruzado con la mujer porque reculando en mi camino he echado una vista atrás y he visto a un grupo de chicos al final del pasaje mirando en mi dirección. En esta ocasión llevaba la cámara y no me hubiese gustado desahecrme de ella. Así que por ahora vamos: Buenos Aires 1 – Barcelona 1, me parece un resultado justo, no quiesiera más puntos.

Quitándome la idea de ver el estadio desde otra parte, me he dirigido al barrio de Puerto Madero, una zona de nivel más elevado con grandes edificios y comercios. Pero mi idea era pasear por la costanera sur desde la fuente de las Nereidas, atravesando las dársenas, hasta la estación de tren de Puerto Madero. Por el camino he podido ver la reserva que un día de estos visitaré, gente tomando el sol en bañador como si de una playa se tratara, varias esculturas, varios rascacielos imponentes y el singular Puente de la Mujer del arquitecto español Santiago Calatrava. Después de esta larga caminata, he vuelto a la estación de Carlos Pellegrini para volver a la casa y descansar.

Por la noche a las 23:00, me he dirigido a la zona de Palermo con la intención de conocer otra zona de noche. Me han recomendado llegar en taxi pues, aunque la zona es segura, el camino no lo es tanto. Haciendo caso omiso, he ido por las calles más iluminadas y transitadas: Corrientes, Scalabrini Ortiz y Córdoba; pero hay momentos en los que he estado completamente solo. Son ganas de pasarlo mal. Al final me he adentrado en la oscura calle Serrano entre Castillo y Loyola para cenar en un restaurante parrilla que también me recomendó Roberto. El restaurante no tiene nombre más que Parrillas al carbón pero, aunque es un lugar feo, se come de maravilla. He cenado un chorizo y medio vacio que me he tenido que llevar a la casa porque no me cabía en el cuerpo. Cansado y sin animo de salir mucho me he vuelto a casa en taxi, mucho más seguro, cómodo y rápido.

Anuncios

4 Responses to Por el sur de Buenos aires

  1. romy garcia navarro dice:

    ya sabia yo que las malas esperiencias nos ensellan a todos en la vida ,de todas formas me parece una ciudad poco segura asi que ojo al dato .patons

  2. Maru dice:

    Ay mi Richi, recuerda los consejos de tus amigos colombianos que tanto te queremos: NO DES PAPAYA. Procura aparentar lo menos posible el ser “gringo”, guarda la cámara bien y no me andes solito por esos caminos de dios, o más bien del diablo. Cuídate y sigue disfrutando.

  3. Mamá dice:

    Tus aventuras son fantásticas, pero….Ves con cuidado!

    Besosssssssss

  4. Maru dice:

    No te lleves una mala idea de Buenos Aires, eso pasa en todo lado, también en este país. Hace una semana Manel cogió a un “caco” que le había robado la cartera a una señora en el metro se Madrid y ayer mismo me intentaron robar la cartera a mí en pleno centro de Sevilla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: