De Puente del Inca a Santiago de Chile

Me he levantado temprano para desayunar y poder vistar después el curioso y pequeño cementario de los andinistas fallecidos en el Aconcagua. Es curioso, pero todavía no había visitado el principal atractivo del poblado que es el conocido Puente del Inca, cuyo nombre tiene adoptado el poblado, y eso que se encuentra a 100 metros del refugio en el que me alojo. Lo cierto es que me lo reservaba para el final ya que sabía que iba a ser fascinante.

Puente del Inca es una formación rocosa a base de sales sedimentadas por el deshielo que al cabo de los siglos se han conglomerado formando un puente sólido por donde pasa el río Cuevas. El hecho de que por allá pasan aguas termales y que su color sea amarillento hace imaginar que restos de sales de azufre se encuentran en la mayoría de su compuesto haciendo del monumento natural una pieza única e increible.

Ahora sólo me quedaba esperar a mi autobús que me llevaría a Santiago de Chile. Al parecer, los viajes internacionales sólo permiten vender billetes en las ciudades y no en lugares de paso como en el qu eme encontraba yo. Por eso mismo y sabiéndolo de antemano, hace dos días compré un billete completo de Mendoza a Santiago ($80Ars) constando así que parto de Mendoza cuando en realidad lo hago a mitad de camino en Puente del Inca. Mi autobús salía a las 8:30 de Mendoza y me recogía a las 11:00 pero la cosa no iba a ser tan fácil. El autobús, en vez de pararse en el gran descampado que hay al lado de la hosteria El Inca, se ha parado en la ruta donde no lo he podido ver más que cuando ha pasado por delante de mí para seguir su camino haciendo imposible que lo detuviera. Alterado y sin saber qué hacer ya que el único teléfono público del poblado no funcionaba, he pedido como favor un teléfono celular al dueño de un comedor que me ha prestado sin problemas. He llamado enojado a la compañía exponiendo lo sucedido y me han asegurado una plaza en el siguiente que llegaría a las 17:00 sin coste alguno que, aunque me molestaba, me ha hecho sentir más tranquilo. Teniendo tiempo, he ido a almorzar algo de lo que sería mi última comida de Argentina en este viaje.

Al final he tomado el bus al cual he esperado en la ruta (carretera) enfrente de la hostería El Inca. El viaje ha sido largo por el trámite en la frontera y por las innumerables curvas en la carretera de los caracoles que atraviesa los Andes para acercarse al Pacífico. He conocido a una amable mujer que me ha dado 1000 pesos chilenos ($1000Chs) para el metro ya que yo sólo llevaba billetes grandes que había cambiado en Mendoza. Finalmente he llegado a las 23:00 a la terminal de santiago justo para coger (¿aquí se puede decir coger?) el metro que cerraba a la misma hora. La venta de billetes estaba cerrada y el guardía no me dejaba pasar sin billete para coger el último de la noche. Por suerte, un amable hombre que pasaba por allá y que escuchaba mi problema me ha cofrecido desinteresadamente un pase que me ha permitido llegar a la estación de Santa Lucía donde me esperaba un apartamento para mí solo. Solamente deseaba que Nathalia, la hemana de mi amigo Carlos de Cali, lo hubiera previsto todo para mi llegada. Y así ha sido que me ha dejado en conserjería unas llaves en un sobre pero otro problema iba a surgir cuando una copia no abría una de las cerraduras de la puerta del apartamento. Con ayuda del conserje la hemos podido abrir y menos mal porque ya me veía buscando un hostal a esas horas de la noche.

Alojado en el apartamento, he salido a cenar y, mientras lo hacía, pensaba que todo estaba saliendo a pedir de boca. Un poco al límite pero en definitiva las cosas estaban saliendo bien. Muchas gracias por el apartamento, Nathalia. Está de lujo y voy a estar muy cómodo aquí. Pensaba en que hace 11 años que no te veo pero qué bueno que pueda hacerlo finalmente en Cali en unos días. Un abrazo muy grande.

Anuncios

2 Responses to De Puente del Inca a Santiago de Chile

  1. Muy útil la información, voy para santiago en abril y quería ir al Aconacagua, creo que me tocara comprar los dos pasajes ida y regreso santiago-Mendoza y decir que me dejen y recojan en el puente del inca, eso fue lo que te entendi ¿ tienes alguna otra recomendación? de utilidad

    • ricardmunoz dice:

      Gracias, Alejandra. Solo se me ocurre esa solucion. Desde Mendoza, compras dos billetes de ida. Uno que te lleve a Puente del Inca desde donde podras acceder al Aconcagua (Mendoza-Puente del Inca). Y otro desde Mendoza a Santiago (Mendoza-Santiago, avisando a la compania que en realidad no saldras de Mendoza sino de Puente del Inca para que se paren a recogerte). Por lo menos esta es la unica solucion que me dieron a finales del 2009. Por supuesto, imagino que podras comprar un tercer billete de vuelta, Santiago-Mendoza). Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: