¿Son compatibles las navidades y la playa?

A pocos kilómetros de Máncora, el bus ha tenido una avería y hemos tenido que esperar unas dos horas a que llegara el refuerzo. Finalmente, he llegado a Máncora a las 10:00 de este dia que es San Esteban (y festivo en mi ciudad) donde un taxista me ha ofrecido su habitual servicio así como otros productos de consumo de dudosa legalidad los cuales son frecuentes en lugares de diversión y relax como es éste. Aduciendo que mi único interés era buscar un lugar donde hospedarme, me ha llevado al hostel Ángeles que tiene desaliñadas cabañas personales por 25 soles, aunque yo la he conseguido por 20. Me quedaré tan solo una noche en esta peculiar población.

Máncora es un lugar turistico de playa donde se respira un ambiente muy surfero y hippie. Está lleno de puestos de artesanía, restaurantes y locales musicales en los que predomina la música salsa, reggaeton y reggae tanto en la zona de playa con en la misma carretera Panamericana. La gente deambula de un lado para otro luciendo su bronceada piel en busca de fiesta o relax. Sin duda, un lugar de contrastes. Se dice que Máncora de Perú es la homóloga de Montañiat de Ecuador.

Después de comer, he ido a la playa a relajarme tomando el sol y a darme el chapuzón que uan vez prometí que me daría en el Pacífico. Se me hace raro concebir la Navidad a altas temperaturas. Uno siempre tiene la idea de la blanca Naviadd del hemisferio norte. Espero no dar muchas envidia a la gente que esté pasando frío en España. El agua estaba deliciosa pero no me he metido a lo hondo pues la corriente era muy fuerte. Una docena de personas practicaban kitesurf aprovechando el fuerte viento que soplaba mientras otra gente prefería tostarse al sol o tomar algo en los numerosos locales de la playa. Me idea era relajarme e la playa y conectarme con el océano y el sol pero al parecer la arena y el fuerte viendo del pacífico no iban a permitírmelo. Los cuatro elementos luchando por provocarme sensaciones de irritación, relax, frescura, calor, preocupaciones y sueños. No he querido quemarme y no he estado mucha shoras. He ido al hostel a descansar y al atardecer he podido ver los primeros mosquitos de la noche por lo que he tenido que hacer uso del repelente. Creo que la mosquitera que hay en la habitación será de gran utilidad.

Me he conectado un rato a internet y después he salido a cenar y a pasear por la noche de Máncora. Imagino que no es solo porque sea sábado pero la gente se ha arreglado para salir a los locales de copas y discotecas. Mientras tomo una cerveza en uno de los locales de la Panamericana, observo que hay muy bien ambiente y parece que todo el mundo se conoce o por lo menso se relaciona. Sin duda, Máncora es un lugar para quedarse una buena temporada y desconectar de todo. Es una pena que yo no pueda hacerlo por falat de tiempo. He decidido ir a otro local en la playa con ambiente más Chillout donde un par de músicos tocaban en directo. Un chico de 19 años con ganas de que lo invitaran a tomar una cerveza se ha sentado conmigo pero al terminarla se ha ido cuando le he dicho que marchaba a dormir cuando acabara la que me estaba bebiendo. Al poco de irse me he pedido otra antes de irme a domir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: