Turismo por Bogotá

26 agosto 2009

Nos hemos levantado a las 5:00 con intención de visitar el centro neurálgico de Bogotá. Así que hemos cogido un bus que hace las veces de tranvia pero con ruedas que se llama Transmilenio (1500 pesos). Supongo que tenía que pagar la novatada porque algún personaje simpático decidió que no necesitaba mi móvil o que él lo necesitaba más que yo. Habiendo blasfemado a los cuatro vientos y una vez anulada la tarjeta, me quedé más tranquilo y, aprendida la lección, más prevenido y cauteloso. Puedo decir misa pero me he quedado sin movil… Empezamos bien el viaje. El resto del día se ha presentado agradable. Hemos visitado el centro: palacio de justicia, la catedral, el parlamento, la casa del florero, la Candelaria, casas coloniales, esculturas de Simón Bolivar, etc. Hemos ido a visitar durante 4 horas el Museo del Oro (2500 pesos) con una gran variedad de riquezas precolombinas del país. Sencillamente impresionante. Después de comer por 4500 pesos platos como sancocho y pollo con arroz en salsa, mazorca, papa y yuca, hemos cogido el teleférico para subir a lo alto del Monserrate (14000 pesos), iglesia que se encuentra en lo alto de una montaña. Hemos podido ver las vistas de Bogotá en todo su esplendor. Es una enorme ciudad de 8 millones de habitantes situada en un altiplano a 2600 m de altura. También hemos caminado por la zona notando la falta de oxígeno en nuestros pulmones. Estando de nuevo abajo, hemos visitado una exposición de Andy Warhol (gratis) con sus alocadas fotografías pintadas y peliculas y, también, el Museo Botero (gratis) con sus esculturas y pinturas llenas de figuras orondas y divertidas.

Nos encontrabamos en el crepúsculo cuando hemos decidido volver a la casa en el tan apreciado Transmilenio. Una vez allí nos esperaba de cena frijoles con arroz, patacones con hogado (tortas de plátano macho con un sofrito de cebolla y tomate), jugo de papaya, arequipe (dulce de leche) y panela de papaya. Antes de dormir hemos dado una vuelta en coche con Gabriel y Carito para conocer la ciudad de noche. El tráfico es de locos pero al llegar a un mirador todo es más tranquilo y las vistas son espléndidas. Hay gente vendiendo productos para combatir el frio y el cansancio pero es mejor no demorarse. Es hora de irse a dormir a la casa.

Anuncios

Llegada al primer destino, Bogotá

25 agosto 2009

Ya hemos llegado a Bogotá y la verdad es que ha sido un día muy largo.

A las 7:30 de la mañana hemos llegado Maru y yo al aeropuerto de Barajas (Madrid) después de 6 horas de autobús. Para más INRI hemos tenido que esperar hasta las 14:00, hora de partida del avión. Tiempo que hemos dedicado a solucionar algunos asuntos que nos han llevado de cabeza. Los que me conozcan saben de sobras que todo lo dejo para última hora. Saber si necesitaba un billete de salida del país para entrar en Colombia no iba a ser menos. He de decir que es algo que me temía desde hacía tiempo y que creía que podría solucionar fácilmente. Pues bien, al parecer basta con un billete de salida sea por aire o por tierra que justifique que uno no va a estar más de tres meses como turista en el pais en cuestión y Colombia posee esta ley. Una vez confirmado que esto es así con la compañía de vuelos Air Comet, me dediqué a intentar conseguir un billete de autobús. Todavía no acabo de entender que no se mire por los mochileros como yo que quieren visitar varios países sin un plan establecido. El problema de coger otro vuelo con destino a Ecuador, que es mi siguiente país a visitar, es que éste me pedirá otro billete de salida y así sucesívamente. Lo mejor es hacerlo por tierra que al parecer no hay problemas. Pues bien, no tenía forma de conseguir un billete por internet así que estaba dispuesto a pagar y perder 200 euros en un vuelo a Ecuador cuando se me ha ocurrido la idea de llamar a una buena amiga que me ha aconsejado coger un billete cancelable. Después de correr para poder imprimir dicho billete y conseguir facturar las maletas a las 11:00, nos informan que nuestro vuelo se retrasa hasta las 19:15. Nos quedaba una larga espera incluyendo comida gratis por parte de la compañía aerea, siesta, contar batallas y aburrimiento. Al fin partimos a Bogotá en un vuelo de 11 horas, 8150km a 900km/h y 10000m de altura. El vuelo ha sido muy tranquilo y el avión estaba de lujo el cual incluía dos comidas.

Hemos llegado al aeropuerto Eldorado en Bogotá a las 22:00 hora local (son 7 horas menos) donde nos esperaba Gabriel, el tío de Maru, que nos ha llevado a su casa. Allí he conocido a Tita y Carito, tía y prima de Maru respectivamente. Lo cierto es que nos han tratado como reyes dejándonos una cama y cocinando platos típicos: sancucho (sopa de plátano macho y papas), carne desmechada con arroz y verduras, un rico zumo de piña natural y brevas con queso campesino y melao (panela líquida). También he degustado la panela (miel de caña prensada).

Mañana pensamos levantarnos a las 5:00 que ya es de día y así aprovechamos el día para ver la ciudad y volver antes de que anochezca