La Carretera de la Muerte (The Death Road)

6 noviembre 2009

Es el nombre que se le da a una carretera a las afueras de La Paz y no sólo para darle un atractivo turístico si no por su desdichado pasado y es que mucha gente murió en esta estrecha carretera con barrancos de vértigo por accidente de tráfico y, aunque hoy en día está cerrada al tráfico excepto para los lugareños, ahora se utiliza para hacer uno de los más famosos descensos de bicicleta de Latinoamérica.

A las 7:00 nos han recibido con un dsayuno antes de partir en bus durante dos horas hasta una altura de 4700msnm, en La Cumbre. Desde allí nos esperaba un descenso (20km) con aire frío y cortante durante una hora por carretera asfaltada pasando por dos controles, uno policial y el otro para pagar el boleto de entrada al parque (25Bs), lo único que no entra en el tour. En éste nos han dado una chocolatina y agua y nos han llevado en bus durante un rato al inicio del camino de tierra y piedras conocido como ‘el Camino de la Muerte’ (50km).

 Si bien en la carretera asfaltada me he aburrido un poco por las limitaciones de la bicicleta, no ha sido así en la famosa carretera donde sólo es necesario un buen agarre de los neumáticos, amortiguación, frenos y habilidad para montar en bicicleta de montaña. Y digo habilidad y no locura porque perder el control en una curva equivale a no contarlo. En una de ellas, más segura que otras, he querido ponerme a prueba con tan mala suerte de caer, eso sí, de forma limpia y elegante. Siempre he creído que en deportes de riesgo como este es imprescindible saber caerse y mantener la calma. No puedo hablar tan bien de la chaqueta y pantalón que me habían prestado en la agencia. Supongo que contarán con ese tipo de cosas.

Con un mejor control a medida que bajaba, el aumento de adrenalina estaba más presente en mi sangre cosa que me hacía sentir vivo. Sentir tales emociones y mantener todos lo sentidos al 100%, sin distracción, es algo qu eno puedo experimentar siempre y es genial poder hacerlo en este bonito entorno durante 50 km hasta los 1200 msnm de flora selvática y pasando por Coroico y Yolosa.

Después del largo recorrido hemos tomado una cerveza y hemos ido a almorzar en un buffet libre para recuperar las fuerzas. En el restaurante-hotel hay una piscina y duchas para quedarse uno limpito. He intentado preguntar para evitar todo esto y pagar sólo el transporte y el alquiler de la bicicleta pero lo cierto es que no se puede hacer. El precio más barato es de 250Bs con una bicicleta de montaña sencilla e incluye: desayuno, dos snacks, almuerzo, transporte ida y vuelta y por si estás cansado, bicicleta y guías.

De camino de vuelta a La Paz he decidido cual será mi próxima ciudad, Sucre. Sé que me dejo muchas cosas yendo hacia el este del país como Cochabamba, Chimoré y Santa Cruz pero tendrán que esperar a otro viaje que haga por latinoamérica. Dispongo de poco tiempo y me apetece ir para el sur. Nada más llegar me han grabado el CD y he salido corriendo a la terminal porque perdía el bus que salía a las 20:15. Me ha costado 60Bs y si no fuera por ls prisas hubiera regateado más. Doce horas me separan de Sucre y una vez más me ahorro el hostal.


El 11 de la Paz

5 noviembre 2009

Con pocas ganas de hacer cosas, Miguel, Gabi y yo, hemos decidido ir a ver el valle de la Luna situado al sur de La Paz. Todo ha quedado en un intento mientras esperábamos durante mucho tiempo un autobús que nunca pasó, el 11. Hemos desistido por aburrimiento y hemos dedicado otro día vagar por las calles sin rumbo fijo.

Las mismas calles de artesanía y otros negocios, las mismas plazas y la misma compañía. Para qué cambiar si uno está a gusto. Como es costumbre, hemos comido unos cacahuetes enla plaza Murillo y hemos almorzado por 6Bs, todo un record en lo que a precio se refiere. Por mi parte, me he comprado alguna cosilla en las artesanías pero que me disculpen el resto de amigos y familiares porque pensar en ellos a la hora de comprar es una tortura así que espero que me permitan ser un poco egoista. Además, la chaqueta me sienta genial y, teniendo en cuenta que me quitaron una sudadera en un bar de Cusco, ésta me va perfecta. Las últimas noticias que he recibido es que han localizado dicha sudadera, unas chicas se la llevaron por error. Lo cierto es que no sé cómo la voy a recuperar. Haré lo que pueda. 

Aquí se separan nuestros caminos ya que Miguel y Gabi tienen la necesidad de ir rumbo a Santa Cruz y Vallegrande, donde murió el Che puesto que es un ídolo para muchos y sobretodo para ellos. Por mi parte, quiero quedarme un día más para hacer una actividad turística típica en La Paz. Es posible que nos veamos en dos días en Cochabamba si es que no voy a Sucre. Tengo que decidirlo. Me he despedido de ellos. Lo cierto es que han sido una gran y divertida compañíay sé que puedo contar con dos buenos amigos en Madrid aunque no descarto que nos volvamos a encontrar por el camino, por ejemplo en Argentina. Un saludo para ellos y buen viaje.


Hemos encontrado La Paz

4 noviembre 2009

Toda la vida creyendo que La Paz era la capital de Bolivia y resulta que sólo es la sede del Gobierno de los poderes ejecutivo y legislativo. La capital constitucional es Sucre. El centro de la ciudad está aproximadamente a 3650 msnm y forma el segundo núcleo urbano más grande y poblado de Bolivia.

Hoy tocaba tener un primer contacto con La Paz por lo que visitar algunos lugares del centro era obligado. Hemos visitado la Catedral en la plaza San Francisco y después hemos ido de compras. Bueno, yo no he comprado nadapero Gabi y Miguel lo han hecho por mí. Lo cierto es que Bolivia es muy barato en lo que a artesanías se refiere y La Paz es una buena oportunidad de encontar gran variedad. Si fuera por mí, me lo llevaría todo pero no quiero cargar peso aunque seguro que alguna cosa caerá antes de partir hacia otro lugar. Las calles con más competencia son Sagarnaga y Linares donde el arte del regateo forma parte de un juego y, desde este viaje, de nuestra idiosincrasia. Después de preguntar a un dependiente: ¿Cuánto cuesta esto? y de recibir la contestación, hay varias formas de proceder. La primera es decirle: Si me los dejas a (menos precio) me lo llevo ya, con lo que indicas al dependiente que no vas a buscar en otras tiendas. La segunda es decir: Y con descuento, ¿cuánto vale?. Y la tercera, y no menos importante, decir: En la tienda de al lado me lo dejan por menos. Tanto regatear puede llegar a convertirse en algo enfermizo ya que somos capaces de regatear por el precio del un bolígrafo (0,50Bs = 0,05€). El día que lleguemos a España regatearemos por todo sin quererlo.

Por esas calles nos hemos encontrado con Raúl y Esther, los chicos que conocí en Aguas Calientes. Hemos ido a almorzar todos juntos para así comentar nuestro viaje e itinerario a seguir. Al final, todos nos volvemos a encontrar porque prácticamente hacemos el mismo camino.

Por la tarde, hemos visitado la plaza de Murillo con su catedral y el Palacio legislativo. También, el parque mirador Laykakota (3,50Bs) desde donde se puede ver parte de los altos edificios de La Paz pero, como parque, es para disfrute de los más pequeños.

En un alarde de probar cosas nuevas aunque poco recomendable si no se tiene la sufiente información, hemos podido conseguir lo que nos han dicho que es mate de San Pedro, un cactus alucinógeno conocido en algunos rituales de los Shamanes. No sabemos si hace algún efecto aunque, personalmente, no creo que sea lo que dicen que es y me extaña que lo vendan al público. 

Por la noche hemos paseado por la bulliciosa ciudad antes de retirarnos a nuestra residencia a descansar.


La isla del Sol

3 noviembre 2009

Ha sido un problema para nosotros decidirnos si ir a visitar la isla del Sol o no ya que no nos salían las cuentas y no teníamos forma de sacar dinero pero nos hemos arriesgado y, al final, nos hemos animado. Hemos dejado las mochilas en el hostal y hemos cogido un barco a las 8:30 por 20 Bs, ida y vuelta. Es notablemente más barato que Perú.

El agua del lago Titicaca hacía las veces de mar pero con pequeñas olas y reflejaba el color grisaceo del cielo encapotado dándole una belleza particular y una sensación de profundidad y tranquilidad. Me ha venido a la mente que, según la leyenda que escuché en su momento, en a isla del Sol nació de la espuma del Titicaca el primer inca Manco Capac y su mujer-hermana Mama Otllo de los cuales surgieron los incas históricos y reales.

Recien llegados a la isla, hemos tenido que pagar 10 Bs a la comunidad Challapampa que se encuentra en el norte de la isla donde lo más interesante es el laberinto Chinkana. Después hay una bonita caminata de norte a sur por un sendero empredrado en el cual hay que pagar otros 5 Bs. Las vistas son fantásticas, hay pequeñas islas a los alrededores, zonas áridas y una bonita silueta de la isla.

Al final del recorrido se entra a la comunidad Yumani donde, una vez más, nos han querido cobrar 5 Bs. No es por el dinero, 5 Bs son 0’50€, pero no creo que por caminar de un lado al otro de la isla haya que pagar naday menos si no se nos ofrece nada a cambio. Lo hemso sentido por la comunidad y por la señora que custodiaba la entrada pero hemos pasado haciendo oídos sordos a sus órdenes de pagar.

Una vez llegado al puerto del sur, hemos zarpado hacía Copacabana y al llegar teníamos le tiempo justo para hacer 3 cosas y marchar a la Paz.

La primera era visitar el cementerio y alrededores que es lugar de festejo por los lugareños desde el día 1 de noviembre (dia de todos los santos) hasta una semana después. La gente festeja estos días y es motivo de encuentro, música y alcohol, algo digno de presenciar.

Lo segundo era recoger la ropa de la lavandería pero al parecer el dueño estaba de festejos y nos hemos puesto nerviosos porque perdíamos el autobús. Unos minutos antes de la partida del bus, ha llegado el dueño pudiendo así hacer nuestra siguiente tarea, la tercera. marchar a la Paz.

A las 19:00 ha salido el autobús (15 Bs). Iba a toda prisa y en dos ocasiones, el conductor casi provoca una catástrofe adelantando algunos vehículos en curvas con poca visibilidad y con coches en sentido contrario. Por suerte no ha pasado nada. En un momento del camino, ha sido curioso abandonar el bus y cruzar un estrecho en lancha (1,50 Bs) mientras el bus lo hacía en una plataforma.

Hemso llegado pasadas las 22:00 a la enorme pero bonita ciudad de La Paz, una ciudad de contrstes donde, a pesar de que la gente amontonaba por la noche la basura en la calle ya que no hay containers provocando un gran problema higiénico, es una ciudad moderna, bonita y animada. Es lo poco que hemos podido ver mientras cenabamos y buscábamos alojamiento haciéndolo finalmente en la Residencia Happy Stay Casa de Portugal por 30 Bs cada uno con desayuno incluido.