La isla del Sol

3 noviembre 2009

Ha sido un problema para nosotros decidirnos si ir a visitar la isla del Sol o no ya que no nos salían las cuentas y no teníamos forma de sacar dinero pero nos hemos arriesgado y, al final, nos hemos animado. Hemos dejado las mochilas en el hostal y hemos cogido un barco a las 8:30 por 20 Bs, ida y vuelta. Es notablemente más barato que Perú.

El agua del lago Titicaca hacía las veces de mar pero con pequeñas olas y reflejaba el color grisaceo del cielo encapotado dándole una belleza particular y una sensación de profundidad y tranquilidad. Me ha venido a la mente que, según la leyenda que escuché en su momento, en a isla del Sol nació de la espuma del Titicaca el primer inca Manco Capac y su mujer-hermana Mama Otllo de los cuales surgieron los incas históricos y reales.

Recien llegados a la isla, hemos tenido que pagar 10 Bs a la comunidad Challapampa que se encuentra en el norte de la isla donde lo más interesante es el laberinto Chinkana. Después hay una bonita caminata de norte a sur por un sendero empredrado en el cual hay que pagar otros 5 Bs. Las vistas son fantásticas, hay pequeñas islas a los alrededores, zonas áridas y una bonita silueta de la isla.

Al final del recorrido se entra a la comunidad Yumani donde, una vez más, nos han querido cobrar 5 Bs. No es por el dinero, 5 Bs son 0’50€, pero no creo que por caminar de un lado al otro de la isla haya que pagar naday menos si no se nos ofrece nada a cambio. Lo hemso sentido por la comunidad y por la señora que custodiaba la entrada pero hemos pasado haciendo oídos sordos a sus órdenes de pagar.

Una vez llegado al puerto del sur, hemos zarpado hacía Copacabana y al llegar teníamos le tiempo justo para hacer 3 cosas y marchar a la Paz.

La primera era visitar el cementerio y alrededores que es lugar de festejo por los lugareños desde el día 1 de noviembre (dia de todos los santos) hasta una semana después. La gente festeja estos días y es motivo de encuentro, música y alcohol, algo digno de presenciar.

Lo segundo era recoger la ropa de la lavandería pero al parecer el dueño estaba de festejos y nos hemos puesto nerviosos porque perdíamos el autobús. Unos minutos antes de la partida del bus, ha llegado el dueño pudiendo así hacer nuestra siguiente tarea, la tercera. marchar a la Paz.

A las 19:00 ha salido el autobús (15 Bs). Iba a toda prisa y en dos ocasiones, el conductor casi provoca una catástrofe adelantando algunos vehículos en curvas con poca visibilidad y con coches en sentido contrario. Por suerte no ha pasado nada. En un momento del camino, ha sido curioso abandonar el bus y cruzar un estrecho en lancha (1,50 Bs) mientras el bus lo hacía en una plataforma.

Hemso llegado pasadas las 22:00 a la enorme pero bonita ciudad de La Paz, una ciudad de contrstes donde, a pesar de que la gente amontonaba por la noche la basura en la calle ya que no hay containers provocando un gran problema higiénico, es una ciudad moderna, bonita y animada. Es lo poco que hemos podido ver mientras cenabamos y buscábamos alojamiento haciéndolo finalmente en la Residencia Happy Stay Casa de Portugal por 30 Bs cada uno con desayuno incluido.

Anuncios

Copacabana, la entrada a Bolivia

2 noviembre 2009

El autobus rumbo a Copacabana (Bolivia) ha salido a las 7:30 de Puno (15 soles, 4 horas) con lo que conlleva cambiar de país, de huso horario y hacer el correspondiente sellado de salida y entrada en el paso fronterizo.

A primera vista y sin confundirla con otras localidades más animadas de latinoamérica con el mismo nombre, en Copacabana no hay mucho que hacer más que un alto en el camino y visitar las islas del Sol y de la Luna. Hay gran cantidad de puestos de venta de todo tipo de productos: textiles, comida, artesanía, agencias, casas de cambio de moneda…  Y ya que lo menciono, una de las cosas que he aprendido es a no cambiar dinero en las fronteras ya que siempre se aprovechan. Mi intención era sacar dinero en Copacabana y guardarme los soles de Perú hasta encontrar una casa oficial y cambiarlos por pesos bolivianos (Bs) en una ciudad grande, como podía ser La Paz. Todo estaba muy estudiado igual que hice al entrar en Perú pero ¿qué ocurre cuando te enteras de que en Copacabana no hay cajeros? Pues que tienes un gran problema igual que el que tengo yo queriendo estar tres días por aquí con sólo 50 soles para cambiar.

Por suerte hemos encontrado un destartalado hostal por 10 Bs (1€). Parece que el tema hospedaje en Bolivia pinta barato y los restaurantes son algo más baratos que en Perú.

Hemos ascendido a lo alto del mirador del Calvario donde hemos podido divisar la pequeña población de Copacabana a un lado, el lago Titicaca al otro con su cercana isla del Sol.

El sol, la playa, una cerveza, el olor a trucha, unos maníes (cacahuetes), paseos, artesanías, la noche y hasta mañana.