El convento de Santa Catalina

21 octubre 2009

Me he levantado para desayunar y despedirme de Natalie y Leen, que marchan a Puno y Copacabana, y de Peter que se queda en Arequipa unos días.  Después me he vuelto a la cama a dormir. Tenía mucho sueño. He dejado la mochila en la consigna del hostal y he salido a conocer algo más de la ciudad en mi último día.

Arequipa es una bonita ciudad que se encuentra a 2300msnm con vistas al volcán Misti y tiene 800.000 habitantes. El casco antiguo es Patrimonio de la Humanidad. A parte de su atractivo arquitectónico y cultural, es un lugar muy turítico con muchas alternativas a realizar (excursiones y bares musicales) de las cuales he hecho las principales y disfrutado de ellas al máximo.

Una de las visitas obligadas en Arequipa, a parte de ver a Juanita, es el Convento de Santa Catalina (30 soles). Esta hermosa ciudadela fundada en 1579 fue contruida en honor de la Santa Catalina de Siena, conocida por sus visiones  y milagros. En ella vivían en clausura monjas de clase alta pero hoy en día esta abierto al público turista. En la ciudadela se puede encontrar muchas celdas donde habitaban las monjas. Cada celda tiene una enorme cocina donde las sirvientas hacían a las monjas una vida cómoda y menos humilde. Se pueden ver los muebles utilizados en la época, productos farmacéuticos, patios y claustros, jardines y una sala de cuadros en los que destaca la vida de Santa Catalina. He tardado dos horas en visitar toda la ciudadela. Merece la pena.

Poco más he hecho hoy más que pasear por la ciudad y coger el autobús a las 20:00 que me llevará a Cusco. Por un momento he pensado que lo iba a perder porque el tráfico que había hasta la terminal era espantoso. Al parecer, habían algunas calles cortadas con motivo de alguna festividad.

El autobús es algo incómodo pero por el precio vale la pena. Lo curioso de todo es que al ser económico no es turístico. Por lo tanto, he sido practicamente el único turista que había a bordo compartiendo mi viaje con gente autóctona que se desplaza a Cusco con motivos ajenos al turismo.

Anuncios

Disfrutando de Arequipa y sus turistas viajeros

20 octubre 2009

Era de esperar que me despertara tarde aunque lo justo para dejar mi habitación. Mi intención era marcharme de Arequipa por la noche después de ver algunos museos pero la gente con la que me vi ayer me convencieron para quedarme un día más. He dejado el hostal ya que no me gustaba demasiado, tenía problemas con el agua caliente y había encontrado otro más barato, bonito y céntrico, los Andes, el hostal de Natalie y Leen (22 soles con desayuno).

Un paseo por la ciudad me ha llevado al enorme mercado donde se venden todo tipo de comida y, además, conejillos de indias y cachorros de gatos y perros. Como había planeado, he ido también al museo de la Universidad Católica de Santa María (15 soles). Para empezar, nos han proyectado un vídeo explicando los rituales de los incas a la hora de hacer sacrificios humanos, generalmente niños. Para ellos era un honor ser sacrificados al dios pero para ello eran drogados y, después de colocarse en posición fetal en un hoyo con varios ajuares, eran golpeados hasta morir desangrados. Después hay una pequeña visita guiada donde se explica y muestra los diferentes objetos encontrados y fotografías de tumbas con sacrificios incas. El museo no tiene gran cosa si no fuera por el atractivo que se deja para el final, Juanita.

Juanita es una momia que por algún motivo cayó rodando desde su tumba hasta una zona con nieve quedando sepultada y conservada hasta hoy en el volcán Ampato. Después de encontrarla y haber hecho los estudios pertinentes, la mantienen en un congelador en su posición original y conservada casi en perfecto estado. Los colocaban en posición fetal porque era la forma en que los niños eran traidos al mundo y, a la hora de morir, era una forma de renacer en la Pacha Mama (Madre Tierra). En el mismo museo se puede visitar una sala de curiosos instrumentos andinos y otra de geología enfocada a los volcanes. En estas salas he conocido a Álex, un chico de Badalona (España) que viaja unos días solo por Perú.

Como había quedado con Peter, Natalie y Leen para almorzar, se ha unido a nosotros. Una vez más, ha tocado comida internacional, un turko, y mi dieta ha sido albóndigas de falafel. Algo cansados, hemos quedado para más tarde para que cada uno hiciera sus cosas. He aprovechado para coger un colectivo repleto de gente para ir a la terminal y comprar el billete de autobús a Cusco. Gracias a que hay mucha competencia se puede conseguir un buen precio pero la comodidad es otra cuestión a tratar. Finalmente, me he decidido por CIVA por 20 soles y 10 horas de viaje, mañana a las 8 de la noche. Lo valoraré en un futuro.

De vuelta al centro hemos quedado Peter, Álex, Leen, Natalie y yo para hacer unas cervezas, risas y charlas en la terraza de nuestro hostal. Antes de volver, hemos salido Álex, Leen y yo a tomar unos pisco sours y a bailar al Deja Vu.


Buenas piernas

19 octubre 2009

A las 5 de la mañana nos hemos puesto en pie y ns hemos preparado para lo que nos esperaba, subir la ladera del Colca (1100 metros de desnivel hasta los 3300 msnm). Con el estomago vacio y con el tradicional mate de cota hemos comenzado el ascenso. El camino de numerosas eses se suele hacer en 3 horas de media ya que hay que tener en cuenta la falta de oxígeno, la fuerte pendiente y el sol de la mañana. Haciendo un buen ejercicio de respiración y mental, he conseguido llegar en 2 horas y 10 minutos a la cumbre al ritmo de nuestro guía que me marcaba el paso. Una vez arriba he esperado al resto de compañeros, que también han hecho un buen tiempo, mientras contemplaba por última vez el Colca antes de darle la espalda y volver a la población.

Desayunamos en Cabanaconde con boracidad pues habíamos perdido algunas calorías. El trekking se había acabado para nosotros así que era tiempo de ocio. Hemos llegado a Chivay para acercarnos a unas termas que se encuentran a las afueras. Varias piscinas con varias temperaturas se encuentran allí y en ellas nos hemos relajado bastante. Una vez más, he sentido la sensación de mareo y adormecimiento de las extremidades como ya me sucedió en Baños, Ecuador. Sigo diciendo que, por mucho que digan, eso no puede ser bueno. Después de una hora de relax, charla y risas, hemos ido a almorzar a un buffet libre de Chivay donde hemos saboreado la carne de llama, la de alpaca (especie de llama) y una especie de calamar entre otros suculentos platos como sopas, verduras y ensaladas. Llenos y antes de llegar a Arequipa, hemos hecho una parada en el mirador de los volcanes a una altura de 4900msnm siendo ellos: el Mismi, el Hualca Hualca, el Sabancay, el Ampato donde se encontró a Juanita que mañana viitaré, el Chachani y el Misti donde se organizan excursiones de 2 días para llegar a la cumbre.

Una vez hemos llegado a Aqrequipa nos hemos dado una hora para arreglarnos y vernos para cenar. Después de llevar tres días la misma ropa es algo que he hecho con mucho gusto. Nos hemos encontrado Peter, Natalie, Leen, Barry, Sophie y yo en la puerta de la Catedral y hemos ido a un mexicano a cenar, supongo que para variar un poco la dieta de todos los días. he probado por primera ver el pisco sour que es una bebida típica hecha de pisco (aguardiente de uva), lima exprimida, azucar y clara de huevo, todo batido. Lo cierto es que está muy buena y se ha convertido en el cocktail de la noche. Después de cenar hemos hecho una cerveza en un local donde me he encontrado a las catalanas, Inés, Júlia y Iosune que conocí en el Colca. Supongo que no es tan casualidad, al final todos acabamos en los mismos sitios. Nos hemos juntado todos para ir al Carusso para echar unos bailes y cantar en el karaoke. Lo malo es que las canciones eran todas en español y me he dedicado a cantar algunas como ‘Sufre mamón’ de Hombres G, ‘Clavado en un bar’ de Maná y ‘Burbujas de amor’ de Juan Luis Guerra junto a un montón de chavales que han cantado conmigo emocionadísimos. Al salir, Peter y yo hemos ido al hotel de Leen y Natalie para tomar unas birras en la terraza, charlar, reir y jugar a cartas hasta que se ha hecho prácticamente de día.


El Oasis

18 octubre 2009

Hemos despertado con los primeros rayos del sol y con el canto de los pájaros. Amanecer con las vistas de una ladera del cañón es precioso. Una vez desayunados y habiendo tomado el té de coca, hemos comenzado el pequeño recorrido programado para hoy, 3 horas sin demasiados desniveles. Mientras caminábamos hemos podido ver en el cielo un fenómeno extraño. El sol tenía un aura enorme imagino que a causa del reflejo del la luz en cristales de hielo suspendidos en la atmósfera. De camino, hemos pasado por un par de pueblos y en uno de ellos, Malata, hemos tomado chicha fermentada y hemos conocido un pequeño museo de útiles agrícolas y piezas textiles típicas de la región. Al final de la visita se podía dejar una propina en una bolsa hecha con escroto de toro.

Hemos seguido caminando hasta llegar a nuestro destino, Sangalla, donde se encuentra un oasis en fondo del cañón. Dicho oasis es un campamento lleno de cabañas destinado al descanso y disfrute de los caminantes. Hay una piscina de agua templada, una tienda y una gran superficie de plantas preciosas y cesped el cual ha sido nuestro lugar de ocio y decanso en lo que restaba de día. Sin demasiado estrés, nos hemos bañado en la piscina, hemos tomado cervezas, hemos jugado a las cartas y hemos reído hasta la saciedad. El grupo cada vez está cogiendo más fuerza, más confianza, y se nota el principio de una bonita amistad entre todos nosotros.

Allí, he conocido a tres catalanas (Inés, Júlia y Iosune) que también estaban haciendo el trekking y conociendo la parte más turística de Perú. La spobres estaban algo cansadas después de su larga caminata y es que, lo que nosotros hemos hecho en dos días, ellas lo han hecho en uno.

A la noche y después de cenar, mi grupo y yo nos hemos conocido un poco más hablando de nuestras vidas y viajes habidos y por haber. Es posible que alguno de nosotros nos volvamos a ver en alguna ciudad de nuestros itinerarios, cosa que me parece estupendo. Hemos contempado una vez más el cielo lleno de estrellas que incluso hemos utilizado como suelo para bailar salsa tumbados en el cesped. Relajados y en medio de la naturaleza, nos hemos ido a dormir. Mañana partiremos con el crepúsculo matinal y debemos estar descansados.


Wellcome to the Colca Canyon

17 octubre 2009

Me dijeron que el autobús pasaría a las 4:00 de la mañana por mi hostal pero ha llegado a las 3:30. Todavía dormido y a toda prisa, he preparado la mochila dejándome en el hotel algunas de las cosas que me habían recomendado: gafas de sol, ropa de recambio, crema solar y repelente. Muy animados para ser tan pronto, me han recibido entre bromas en el autobús Barry de Canadá, Peter de Alemania, Leen de Bélgica y Natalie de EEUU. Más tarde se han unido dos francesas, Sopie y Stephanie, y una pareja de españoles, Núria y Jorge. me viene a la memoria  lo poco que pude charlar con la gente en Cuyabeno, Ecuador, por hablar todos inglés. Por lo menos esta vez, nos hemos esforzado para entendernos. Si todavía no he dicho en ninguna entrada que he de aprender inglés pues… he de aprender inglés.

Hemos pagado el boleto de turista antes de entrar al cañón (35 soles) y hemos desayunado en el bonito pueblo de Chivay, parada obligada para todo turista que quiera entrar en el cañón del colca, a desayunar. En esta zona del Perú tan turística he empezado a encontrar españoles por todas partes, sobretodo catalanes. Es increible como todo esto está enfocado para el turista de habla inglesa, pues se pueden encontrar letreros únicamente en inglés como: Wellcome to the Colca Canyon. Otra parada es la conocida Cruz del Cóndor donde varios cóndores de los Andes sobrevuelan nuestras cabezas, imagino que animados con algunos animales muertos en la zona.

Después de un tortuoso camino en bus colectivo hasta Cabanaconde que me ha revuelto el estómago, hemos almorzado. Allí mismo he probado mi primer mate de coca. Aunque la coca es conocida mundialmente por usos indebidos, lo cierto es que es un té típico que se bebe para soportar las altas alturas de los Andes. Si esto así, a mi no me produce ningún efecto extraño. De todas formas el soroche no se me ha manifestado en todo mi viaje desde Colombia.

Según últimas mediciones, el cañón del Colca es considerado el cañón más alto del mundo, 4160 metros, más del doble que el cañón del Colorado. Otras fuentes dicen que el más alto es el de Cotahuasi, también en Perú. De todas formas, nosotros no hemos descendido desde lo más alto sino desde 1100 metros hasta el fondo del río.

Hemos empezado a caminar detrás de nuestro guía Bernardo y delante de su ayudante Luz durante 4 horas en un magnífico escenario, el Cañón del Colca. Las vistas eran magníficas mientras descendíamos desde los 3300 metros de altura hasta lo profundo del Cañón. Se pueden apreciar restos de piedra volcánica en las laderas, cactus como única vegetación y los caminos de descenso tienen innumerables eses.

Con las rodillas algo doloridas por el brusco descenso, hemos llegado al hospedaje que no son más que cómodas cabañas de adobe con bonitas vistas al cañón. Hemos tomado unas cervezas y hemos charlado de nuestras cosas mientras esperábamos hambrientos la cena. Parece que éste es un grupo divertido y hemos hecho buenas migas pese a  las diferencias lingüísticas. Hemos cantado alguans canciones pero la que más a sonado de forma divertida es ‘Turn Around‘ de Bonnie Tyler.

Hemos contemplado un cielo repleto de estrellas. La mayoría de ellas no se ven nunca en el hemisferio norte. Varias estrellas fugaces después me ido a dormir.


Día sociable en Arequipa

16 octubre 2009

Teniendo en cuenta que he llegado a las 5 de la mañana al hostal Inti Punku, hoy me he levantado tarde. En el mismo hostal me han ofrecido hacer un trekking de tres días por el cañón del Colca por 150 soles, precio que me parece más que razonable y, al hacerlo con más gente, más divertido. Incuye todas las dietas, transporte y guía.

Toca tener un primer contacto con Arequipa. Es conocida como la ‘ciudad blanca’ y se dice que es por la gran cantidad de gente de raza blanca que vivía en ella. Es una bonita ciudad con numerosas iglesias, restaurantes de gastronomía internacional, todo tipo de comercios, agencias de viaje y gente animada y con ideales independentistas. También, es un punto de partida para hacer numerosas actividades como hacer trekking en el cañón del Colca o el Cotahuasi, hacer una ruta por los volcanes de los cuales algunos se ven de la misma ciudad, visitar los petroglifos de Toro Muerto, alpinismo, montañismo rafting y bicicleta.

Es una ciudad grande, 760.000 habitantes, pero el centro es lo más turístico y, como no podía ser de otra manera, he empezado mi recorrido en la plaza de Armas. Allí mismo se puede ver la enorme Catedral construida de piedra volcanica, como la mayoría de iglesias de Arequipa y que les da un toque de viejas pero no es así,  y con un interior más humilde en el que se puede ver un gran órgano y un bonito púlpito esculpido en madera donde se deduce la figura del ángel caído

Al salir, he conocido una pareja de españoles con los que me he parado a charlar. Ellos estaban viajando dos semanas por Perú desde una agencia que les había cobrado 3000€ sin incluir dietas. Pensándolo bien ese es casi mi presupuesto para viajar estos 4 meses. Me alegra poder disponer de tiempo y de poder ir a mi aire porque, sin duda, sale más barato.

Era hora de almorzar y he comido en un menú de 6 soles patatas a la huancaína, chupa (caldo) de pescado y cau cau que no ha resultado otra cosa que cayos, con lo poco que me gustan las vísceras. He continuado la visita siguiendo la ruta que me había establecido: iglesia de la Compañía, iglesia de Santo Domingo, teatro municipal, iglesia de San Agustín, el mercado artesanal y varias calles del centro. En el recorrido, he charlado amistosamente con dos camareros peruanos que estaban algo ociosos. También así con dos artesanos del mercado que se interesaban por las costumbres de España.

Se ha hecho de noche y dejado mis pertenencias en el hostal para poder salir después por la noche a tomar algo ya que es viernes y hay buen ambiente nocturno en Arequipa. He cenado una hamburguesa en un puesto callejero pese a lo poco recomendado de estas prácticas pero tenía hambre y era tarde. Lo curioso es que la hamburguesa en sí no es gran cosa y es finísima. He paseado por la calle San Francisco llena de restaurantes, bares musicales y gente joven haciendo botellón delante de los policías y sin problemas. Finalmente, he entrado en un local llamado Carusso para tomar una cerveza ya que ponían música latina. He concido allí mismo a Hugo, un peruano algo alocado que se ha interesado por mi vida.

Me he ido al hostal a las 00:30 sin tener ningún problema, cosa que contradicen algunas guías. Hoy sólo voy a dormir 3 horas.


De vuelta a los Andes

15 octubre 2009

Queridos Papá y Mamá:

Hace tiempo que no me dirijo a vosotros y me doy cuenta que nunca os había dicho que os echo de menos. Llevo 50 días por estas tierras y veo que me escribís a diario, cosa que me encanta y me hace sentir vuestro apoyo, a veces immerecido, de siempre.

Ya ves que todo me va bien por aquí. A veces se hace duro viajar solo mientras pienso en mi vida en Barcelona y mi gente. Esto hace que tenga momentos de bajón y piense que ya he visto demasiado y que es momento de volver. Pero lo cierto es que sobrepongo pensando que a todos vosotros os tendré siempre allí y me quedan muchas más cosas que ver todavía, cosas maravillosas. No os haríais una idea de las cosas que ya he visto. También intento conocer gente que me hacen sentir bien y me suelen responder bien. Son gente muy hospitalaria y sociable hasta tal punto que tú, papá, no te podrías ni imaginar. Estaría bien que dieras la ocasión de conocerlos alguna vez. Cada vez me hago más al camino y me acostumbro a dejar ciudades o pueblos para partir a otros. Cuando parto siempre me asalta la incertidumbre de no saber qué me voy a encontrar, si es buena idea o si me va a gustar, pero generalmente me dejo llevar y llego con ganas de conocer y con la energía a tope.

Hoy he estado viajando a Arequipa con las ganas de siempre. El viaje ha sido largo, 30 horas, pero se me ha hecho ameno entre cabezaditas, paradas, comidas, películas y charlas con otras personas. Nos han pueso una película, ‘A prueba de fuego’, que me ha hecho llorar tontamente como ninguna película lo había hecho antes. Supongo que este viaje me está sensibilizando pero viendo la película me he dado cuenta que a veces somos muy egoistas e irascibles y no demostramos el amor que la otra persona se merece, damos lo mínimo y echamos en cara cosas de las que nosotros somos culpables también.

A menudo he mirado por la ventana para contemplar el paisaje y la mayoría del tiempo son lugares desérticos donde el viento del Pacífico azota con fuerza formando enormes y bonitas dunas. también he podido contemplar durante largo rato el océano Pacífico. Cuando pueda me acercaré un día que quiera relajarme, me voy a dar un buen baño y tomaré el sol para sentirme como muchas veces me he sentido en Barcelona.

He visto pasar poblaciones que en un principio quería ver como Huaraz, Lima, Paracas y Nazca pero sé que aun estoy a tiempo al final de mi viaje y, aunque no son prioritarios, visitaré alguno de ellos. Es gracioso ver en el desierto, cerca de Nazca, como hay gente que pone mensajes en las montañas simulando a conocidas líneas de Nazca.

Lo cierto es que sólo quería dirigirme a vosotros, ya que ocupáis a menudo mis pensamientos, para deciros que todo está bien, que sigo adelante y feliz y que os quiero.

Espero que todo esté bien por allá. Hacedme saber por email como va todo sin la idea, que a veces tenéis o os he hecho entender, de que molestáis o que vuestra vida o sentimientos no son importantes o interesantes para mí porque no es así.

Un beso enorme,

Vuestro hijo